Financiación

Once alcaldes de distintos partidos rechazan el acuerdo del Gobierno con la FEMP

Regidores de ciudadades como Madrid (PP), Bilbao (PNV) o Lleida (ERC) aprueban una declaración conjunta en contra del plan de Hacienda para que los municipios utilicen sus ahorros

La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero.

Once alcaldes de diferentes partidos han aprobado este viernes una declaración conjunta de rechazo al acuerdo de Hacienda que permite a los ayuntamientos el uso de sus remanentes y exigen que el fondo de 5.000 millones se distribuya entre todos, no solo entre quienes tienen liquidez.

Así lo han acordado en una reunión telemática los alcaldes de Bilbao (PNV), Cádiz (Adelante Cádiz), Granada (Cs), Lleida (ERC), Madrid (PP), Murcia (PP), Pontevedra (BNG), Reus (JxCAT), Santa Cruz de Tenerife (CC) y Zaragoza (PP). Al acuerdo también se ha unido el regidor de Valencia, Joan Ribó, de Compromís, quien no ha podido estar presente en la reunión pero ha trasladado su adhesión a este rechazo. Este documento se remitirá a los alcaldes de las capitales de provincia y a los de ciudades de más de 100.000 habitantes, y a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

En la declaración se expone que se deje a los consistorios disponer íntegramente de sus ahorros: "Que esos ahorros no estén condicionados a gastarlos en lo que diga el Gobierno de España, queremos que aquellos ayuntamientos que tienen remanentes, puedan gastarlo en turismo, en los autónomos, en otro tipo de cuestiones que no están incluidas dentro del decreto; la flexibilización de la regla de gasto de 2021, una serie de aportaciones que han hecho los alcaldes en la reunión telemática que se van a incorporar al documento con el que veníamos trabajando".

"Entre las cuestiones que hemos aprobado hoy en esta reunión es que se trata de una liga de alcaldes que van a defender a sus ciudadanos sin colores políticos, sin ideologías, sin partidos que lo sustenten, en palabras del alcalde de Lérida", ha apostillado el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, que ha coordinado el encuentro. Asimismo, ha afirmado que el objetivo es que a principios del mes de septiembre pueda haber una reunión, también telemática, con todos los alcaldes que se quieran unir.

La declaración va a ser trasladada al Ministerio de Hacienda, con una petición de reunión a su titular. "Que oiga de nuestra propia voz que estamos en contra, que lo han acordado el Ministerio de Hacienda y la FEMP no representa al municipalismo, no soluciona los problemas reales que tienen nuestros vecinos, no soluciona los problemas que tiene la ciudad de Zaragoza", ha apuntado Azcón.

El regidor zaragozana se ha mostrado convencido que el voto en contra de los partidos políticos de los alcaldes que se han reunido hoy, "significa que muy probablemente ese Real Decreto cuando llegue al Congreso de los Diputados no pueda ser convalidado". El alcalde ha alegado que "la solución que el Ministerio ha puesto encima de la mesa es un problema, no una solución". Los ayuntamientos necesitan "solucionar los problemas reales de sus vecinos con nombres y apellidos, con caras, no solucionar un problema de la contabilidad nacional". Si el Ministerio "no sabe que hacer con el déficit, la culpa no la tenemos los ayuntamientos, que además somos la única administración que durante años ha generado superávit".

"El único partido político que aprueba el Real Decreto del Ministerio es el Partido Socialista. El Partido Socialista está y absolutamente solo ni sus propios socios le apoyan en lo que está pretendiendo hacer con los ayuntamientos de España y eso debería llamarle a la reflexión".

Para Azcón, "lo que tiene que explicar el Partido Socialista es porque un fondo de cinco mil millones de euros que sale de los Presupuestos Generales del Estado y, por lo tanto, que los zaragozanos también sufragamos con nuestros impuestos a la ciudad de Zaragoza nos toca cero euros". Ha incidido que, de este fondo, a Zaragoza le corresponden 71.300.000 euros, conforme su número de habitantes.

Si sale derogado en la votación del Congreso, dado que de momento sólo cuenta con el respaldo del PSOE, Azcón se ha preguntado "qué ocurre con los ayuntamientos que ya han transferido sus remanentes al Estado para recibir la parte que les corresponde de los 5.000 millones de euros".

Los ayuntamientos que quieran acceder al fondo de 5.000 millones tienen hasta el 15 de septiembre para transferir sus ahorros al Estado y entrar así en la distribución del dinero. El real decreto-ley deberá convalidarse en los 30 días posteriores a su publicación en el BOE por lo que esta debería producirse, como muy tarde, a principios de septiembre.

La propuesta de Hacienda salió adelante el pasado lunes en la Junta de Gobierno de la FEMP con el único voto del PSOE, lo que dio lugar a un empate, que deshizo el voto de calidad del presidente de la Federación y regidor socialista, Abel Caballero.

Normas
Entra en El País para participar