Bolloré puede impulsar ahora un rival europeo para Netflix

Su victoria en los tribunales contra Mediaset abre la puerta a un pacto en el que podría incluirse Canal+

Torre de Mediaset en Milán (Italia).
Torre de Mediaset en Milán (Italia). REUTERS

Vincent Bolloré ha demostrado que la persistencia puede dar sus frutos. La batalla de egos y estrategias del financiero francés con la familia del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi no ha terminado del todo. Pero debido a un fallo adverso de los tribunales españoles, Mediaset, controlada por Berlusconi, está ahora abierta a una tregua con la Vivendi de Bolloré.

Mediaset, valorada en 1.900 millones de euros, anunció el año pasado un plan para fusionar sus unidades italiana y española en un holding holandés. Se suponía que el proyecto Media for Europe se convertiría en un rival europeo del gigante del streaming Netflix. Pero la participación del 29% de Vivendi en Mediaset corría el riesgo de reducirse a un 23% de la entidad combinada. La ley holandesa tampoco permitiría que el grupo francés de 27.600 millones de euros exigiera puestos en el consejo de administración.

El plan paneuropeo surgió mientras Berlusconi y Bolloré ya estaban envueltos en una amarga pelea que comenzó con el giro de 180 grados de Vivendi en 2016 sobre la promesa de comprar el negocio de televisión de pago de Mediaset. Después de una larga batalla legal, Bolloré recibió el mes pasado una sentencia favorable en España.

Según la legislación holandesa, la fusión de Media for Europe debía completarse a principios de octubre, demasiado pronto para poder apelar con éxito el último veredicto del letárgico sistema jurídico español.

El consejo de administración de Mediaset ha aceptado la realidad, diciendo que está abierto a negociar una tregua con el inversor francés. Hacer la paz no será fácil, sobre todo teniendo en cuenta la expectativa de Mediaset de una compensación monetaria por lo que considera un trato injusto por parte de Bolloré. Aun así, si ambas partes pueden llegar a un acuerdo, el francés tendrá la oportunidad de ayudar a dar forma y ampliar el proyecto.

Vivendi podría incluso ofrecerse a poner su grupo de televisión de pago Canal+ en la empresa. Como los ingresos de Canal+ son el doble que los de Mediaset, tal contribución tendría que dar más peso para Bolloré. El equipo Bolloré-Berlusconi podría incluso superar la resistencia del proveedor alemán ProSiebenSat 1, de 2.200 millones de euros, a una fusión con Mediaset, su mayor accionista.

La larga disputa franco-italiana ha obstaculizado la creación de un paladín paneuropeo. Puede que Bolloré esté ahora en condiciones de organizar una cooperación más rentable.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías