Coyuntura

La confianza del consumidor cae ante el deterioro de las expectativas

El índice del CIS se acerca a los mínimos de abril

Una camarera con mascarilla atiende a los clientes en una terraza de un bar en Madrid.
Una camarera con mascarilla atiende a los clientes en una terraza de un bar en Madrid. Europa Press

La confianza de los consumidores en la economía española volvió a empeorar en julio, después de dos meses de ligeras subidas, porque la valoración de la situación actual baja, pero lo hacen aún más las expectativas de futuro, con lo que retrocede a niveles similares a 2012 y a la crisis de 2008.

El índice de confianza del consumidor (ICC) de julio publicado este miércoles por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) se situó en 53,1 puntos, lejos de los 100 que marcan la diferencia entre una percepción positiva y negativa. Se acerca, así al mínimo de 49,9 puntos de abril, tras haber alcanzado los 60,7 el mes pasado, antes de los rebrotes del coronavirus.

Si se compara con junio la confianza ha empeorado 7,6 puntos y respecto a julio de 2019 el batacazo es de 43,9 puntos, con una caída de 63,1 puntos en la valoración de la situación actual y una bajada menor, de 24,8 puntos, en el caso de las expectativas.

El CIS explica que desde febrero de este año la confianza de los consumidores ha disminuido un 38%, con un descenso del 60,3% en la valoración de la situación actual y una pérdida del 20,2% en las expectativas, con lo que ambos tienen valores muy similares a los de 2012 y primeros meses de 2013 y también a los de 2008 y principios de 2009, hasta el momento los más bajos.

Situación actual

La percepción sobre la situación actual siguió siendo pesimista en julio, pues el índice quedó en 30,1, 0,8 puntos menos que en junio, debido a que la valoración de la situación económica actual retrocede 2,1 puntos y la de los hogares lo hace 0,4 puntos, mientras que la del mercado de trabajo sube ligeramente 0,1 puntos.

Aún así, tanto el dato de valoración de la situación económica actual, 9 puntos, como la valoración del mercado de trabajo, 15,1 puntos, son de las peores valoraciones obtenidas hasta este momento, junto con las que se obtuvieron a finales de 2008 y principios de 2009 y finales de 2012.

Si se comparan los datos de julio con los de hace un año la evolución es "muy negativa" porque la valoración de la situación económica desciende 78,8 puntos, las opciones que ofrece el mercado de trabajo lo hacen 78,6 puntos y la situación en los hogares cae 31,8 puntos

Expectativas

El Índice de Expectativas bajó en julio a 76,1 puntos, una caída de 14,4 puntos o un 15,9% respecto al mes anterior. Los mayores descensos se producen con relación a las valoraciones sobre la evolución de la economía en el futuro inmediato, 20,5 puntos menos, y con relación al futuro del mercado de trabajo, 18,1 puntos menos, mientras que la futura evolución de los hogares retrocede 4,7 puntos.

En términos interanuales, explica el CIS, la evolución vuelve a ser "claramente negativa" porque las expectativas respecto a la situación económica del país retroceden 35,3 puntos en un año, mientras que las del futuro del empleo descienden 24,9 puntos. Por su parte, las expectativas de los hogares acumulan una bajada de 14,2 puntos en el último año.

Como información adicional, la evolución de las expectativas en relación con los precios, tipos de interés, las posibilidades de ahorro de los hogares y la compra de bienes duraderos muestra un desarrollo "coherente" con las pautas y los datos comentados hasta ahora sobre el índice de confianza del consumidor.

En términos mensuales, se observa una mayor reducción en las expectativas de consumo, 6,8 puntos, frente a la leve bajada de las expectativas de ahorro, 1,9 puntos, y los temores de inflación que bajan 1,3 puntos. Por otra parte, las expectativas sobre un futuro aumento de los tipos de interés ascienden 1,5 puntos.

Normas
Entra en El País para participar