Operaciones

Mediaset da por imposible su fusión tras el respaldo judicial a Vivendi

El grupo italiano asegura que inicia desde ya el estudio de un proceso similar

 Pier Silvio Berlusconi, director ejecutivo del grupo Mediaset.
Pier Silvio Berlusconi, director ejecutivo del grupo Mediaset.

La fusión de Mediaset Italia con su filial española está oficialmente rota. Un comunicado del grupo audiovisual de este miércoles reconoce que la decisión del tribunal español, que la semana pasada mantuvo la suspensión cautelar de la operación, "hace imposible la finalización de la operación en el plazo previsto por la ley holandesa" y que el consejo de administración, controlado por Berlusconi, acepta que el proyecto previsto anunciado el 7 de junio del año pasado  "ya no es posible debido a los plazos técnicos". Eso sí, asegura que "ha iniciado inmediatamente un estudio para la creación de un plan alternativo para alcanzar los mismos objetivos".

Un juzgado madrileño desestimó la solicitud de Mediaset España para levantar las medidas cautelares acordadas por el mismo órgano judicial el pasado octubre, con lo que los acuerdos aprobado por la junta de accionistas para fusionarse con su matriz italiana se mantuvieron suspendidos. Esto ha dado la puntilla a la operación.

MEDIASET 3,28 0,61%

Mediaset reconoce la decisión de la justicia española  y, aunque no comparte sus conclusiones, "acepta sus disposiciones al tiempo que reafirma que el proyecto cumple plenamente con todas las leyes aplicables, respeta los derechos de los accionistas". "La decisión del Tribunal de Madrid es el único resultado de la oposición instrumental y predeterminada de Vivendi que actúa en su propio interés, también como competidor de Mediaset", añade.

"Vivendi busca un resultado positivo. Estamos listos para escribir un nuevo capítulo con Mediaset y construir una nueva y sostenible relación con todos los accionistas de la empresa", explica un portavoz del grupo galo.

Casi desde el principio del anuncio de la operación, Vivendi, el segundo accionista con cerca de un 29% de Vivendi Italia, se ha opuesto con uñas y dientes a la operación diseñada por la familia Berlusconi, que controlan más del 44% de las acciones y casi el 46% de los derechos de voto.

Normas
Entra en El País para participar