Sí a la digitalización en pymes. Pero sin flexibilidad no servirá de nada

Los expertos coinciden en que la tecnología será la mejor alidada de las empresas para salir de esta situación. Pero también aseguran que no se lo único que se necesita para que funcione.

digitalización pymes

La crisis del coronavirus ha abierto muchas incógnitas en la economía global. Pero también un gran reto: reflotarla. Los caminos para ello son diversos, y muchos son los expertos que apuntan hacia la digitalización.

Sin lugar a dudas, la transformación digital del tejido empresarial será una de las claves para la recuperación de la economía pos COVID-19. Pero sólo si las pymes se muestran más flexibles con las condiciones de sus trabajadores. Si no, los efectos de la digitalización serían mucho menores.

Más teletrabajo. Menos crisis

De hecho, y según un estudio de la Universidad Oberta de Cataluña, aquellos sectores que se han mostrado más proclives al teletrabajo han sido los menos afectaos por la crisis.

Para Joan Torrent, catedrático de Economía y profesor e investigador de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, si bien las anteriores crisis económicas han dejado experiencias que nos hacen prever que las empresas no volverán a contratar a todo el personal que han despedido durante la pandemia, esta crisis posee unos matices de anormalidad que aún dificultan su entendimiento.

“La economía mundial ya tiene experiencia en gestión de crisis globales, y por lo tanto sabemos que se protegerá y capitalizará los tramos empresariales y de personas más perjudicados”, asegura.

Además, este economista afirma que los países asiáticos serán los que liderarán la recuperación económica tras la pandemia.

Formación en nuevas tecnologías

Invertir en formación y en un nuevo contrato social es otra de las claves que apuntan los expertos para reflotar la economía. “El hito de la transformación digital viene de lejos y conlleva muchos retos, porque parte de tecnologías diferentes, usos diferentes y genera efectos sociales y económicos diferentes. Pero el reto más importante para todos es poder movilizar las capacidades de cada empresa para que la transformación digital tenga efectos positivos y duraderos», añade Torrent.

Todo ello, indica, exige formar y preparar culturalmente a la sociedad para que sea capaz de interactuar con las nuevas tecnologías.

Un turismo digitalizado

Uno de los sectores más afectados por la crisis es el del turismo. Ante ello Torrent apuesta por usar la tecnología como instrumento, y no como objetivo. “Es necesario que se comiencen a imaginar modelos que combinen presencialidad y virtualidad”, comenta.

Normas
Entra en El País para participar