Previsiones del Círculo

Los empresarios esperan que el Covid acelere la transformación del modelo productivo

Las empresas rediseñarán sus cadenas de suministro. La telemedicina podría consolidarse en atención primaria

Telemedicina
Telemedicina

Históricamente, las crisis globales han generado cambios en la forma de actuar de la sociedad y, por tanto, en la política y la regulación de las normativas de cada país. Desde la incorporación de la mujer al mercado laboral con la Segunda Guerra Mundial, hasta una regulación bancaria más estricta con la crisis financiera de 2008. Esta vez, se espera que el coronavirus acelere tendencias clave a nivel mundial en el modelo productivo, así como en el ámbito de la sanidad, el comercio o la sostenibilidad, así como en las formas de trabajo y consumo.

Estas son algunas de las conclusiones del informe Transformación del modelo productivo español elaborado por el Círculo de Empresarios junto a Boston Consulting Group (BCG), que destaca la previsión de importantes cambios en los flujos de comercio internacional en los próximos años. Por lo pronto, los gobiernos necesitan garantizar el abastecimiento en sectores estratégicos para evitar que se repitan situaciones de escasez como las vividas durante los peores meses de la crisis del Covid-19.

Para ello, en los próximos años se prevé que las naciones realicen esfuerzos en la creación de almacenes de emergencia, en la diversificación de proveedores para evitar la dependencia de una sola región, en el autoabastecimiento de material esencial y en la mejora de la distribución y logística, agilizando trámites aduaneros. El punto de partida se enmarca en la previsión de una caída entre el 10% y el 30% en el volumen de comercio internacional con respecto a 2019, que no se recuperará hasta 2023, según el estudio.

A nivel corporativo, el Covid-19 ha puesto en jaque el abastecimiento de múltiples empresas, exponiendo los riesgos de la globalización. Acorde con los empresarios, la elevada incertidumbre acerca de futuras crisis y la posible intensificación de conflictos políticos está impulsando a las compañías a rediseñar sus cadenas de suministro.

Sanidad digital

En paralelo, el refuerzo del sistema sanitario global se ve ahora más fundamental que nunca, después de que la pandemia sacara a flote sus carencias y situara la salud en el centro del debate público. Este ámbito será a partir de ahora la prioridad, tanto para gobiernos como empresas e individuos.

Por un lado, el informe destaca que las decisiones empresariales se verán ahora más condicionadas por la salud y el bienestar del empleado, obligando a redefinir prioridades en la estrategia de negocio. Además, cobrará mayor importancia el refuerzo de las medidas de protección e higiene o la optimización de protocolos de respuesta a futuras crisis.

Por otra parte, los autores del estudio creen que los países aumentarán las dotaciones presupuestarias para la investigación biomédica y reforzarán los métodos de prevención médicos y tecnológicos. De hecho, ya tras la crisis del SARS que afectó fundamentalmente a los países asiáticos, China multiplicó por cuatro su inversión en sanidad, en el periodo comprendido entre 2003 y 2017.

Así, el Círculo de empresarios y BCG señalan la importancia del intercambio de los datos médicos a nivel internacional y auguran el desarrollo de nuevas plataformas para facilitar esa colaboración, así como otras que garanticen el intercambio de recursos para dar respuesta a las crisis sanitarias trasnacionales.

En este sentido, será primordial la aceleración de la digitalización de la sanidad en la era pos-Covid. El estudio desprende que el mercado global de salud digital alcanzará los 530.000 millones de euros en 2025, impulsado por las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial, lo que supone un 13% más que en 2015. Además, los empresarios aseguran que la telemedicina avanzará a pasos agigantados y ven probable que, en la próxima década, se convierta en el modelo por defecto para la atención primaria y para el seguimiento de enfermedades crónicas.

Nuevos hábitos

La tecnología también será determinante ante los nuevos hábitos de consumo y vida laboral. “Independientemente de la duración del confinamiento y la recesión, el Covid-19 ha marcado un hito en la tendencia de penetración del comercio electrónico”, de la misma forma que el teletrabajo. La venta online se duplicó durante la pandemia y, aunque con la relajación de las restricciones se ralentizó, el estudio afirma que parte del crecimiento se mantendrá a largo plazo.

En paralelo, la sostenibilidad también se ha visto como la clave para orientar la recuperación económica y potenciará el rumbo de las políticas. En relación con el sistema financiero, el informe destaca el crecimiento de la inversión de impacto social (impact investing), “que ha pasado de ser un sector nicho a atraer a los fondos de inversión más relevantes del mundo”, potenciado todavía más tras el Covid-19.

La conectividad como pilar de la economía tras la crisis

Redes 5G. Los empresarios apuntan que la apuesta por el despliegue del 5G debería servir a España para identificar modelos de negocio y oportunidades de innovación que ayuden a desarrollar alguna ventaja o alguna industria con una visión a medio plazo.

En la nube. El mercado de servicios en la nube alcanzará los 2.800 millones de euros en el año 2023 gracias a la progresiva migración de los procesos y operaciones a la nube en todas las empresas, según el estudio.

Ciberseguridad. Se espera que en el año 2023 el mercado de la ciberseguridad alcance los 168.000 millones de euros a nivel global, lo que supone un crecimiento anual del 8,3% desde el año 2019. El informe señala que en España, existen iniciativas con gran éxito en este campo y que será esencial definir focos de conocimiento, impulsar la innovación, y crear modelos de consolidación de dichas iniciativas.

Producción. España se ha convertido en un hub mundial de desarrollo de contenido de ficción y de producción en habla hispana, también para plataformas internacionales como Netflix o Amazon. El informe desprende que se espera que el volumen de horas producidas crezca más del 10% anual hasta 2023. Capitalizar este crecimiento requiere de inversión que permita gestionar la demanda global.

Normas
Entra en El País para participar