Fluidra dispara un 90,6% el beneficio gracias a las sinergias y el control de gastos

La compañía catalana reduce su deuda financiera neta un 16,4% hasta los 619 millones de euros

Eloi Planes, presidente ejecutivo de Fluidra.
Eloi Planes, presidente ejecutivo de Fluidra.

La compaña de la industria de equipamiento para piscinas Fluidra ha esquivado el impacto del Covid-19 en los primeros seis meses del año y ha logrado un beneficio de 54,9 millones de euros, frente a los 28,8 registrados en el mismo periodo del año anterior, lo que supone un 90,6% más. Este crecimiento se vio impulsado fundamentalmente por el incremento en las ventas en los últimos meses del periodo, una vez levantadas las medidas de confinamiento, la suma de sinergias y los menores gastos no recurrentes.

De hecho, después de unos meses de marzo y abril en los que la actividad de la compañía permaneció parada debido al confinamiento por el virus, en los meses de mayo y junio Fluidra ha experimentado un crecimiento que han impulsado sus principales indicadores de negocio a doble dígito. De esta forma, multinacional catalana registró un incremento del ebitda del 10% hasta los 169,4 millones y un aumento de la cifra de negocio del 2,4% hasta 771,3 millones de euros.

De igual forma, los niveles de generación de caja han permitido reducir la deuda financiera neta en un 16,4% hasta los 619 millones. Según detalla la empresa, la ratio entre deuda financiera neta y ebitda se ha reducido en “una vuelta completa” en comparación con el año anterior. Y es que, después de la fusión con la norteamericana Zodiac uno de los principales objetivos de Fluidra se había basado en la reducción de la deuda para recuperar su política de remuneración al accionista y reanudar las adquisiciones de otras compañías (recientemente adquirió a la belga Aquafive por 4,8 millones).

El presidente ejecutivo de Fuidra, Eloi Planes, expresó que “hoy somos una compañía más fuerte, que ha demostrado su capacidad para reaccionar en momentos difíciles y obtener resultados positivos. Aunque la pandemia nos ha dejado un mundo dinámico y volátil que exige mucha prudencia, nuestras perspectivas para todo el año son prometedoras”.

Por áreas geográficas, las ventas en la división e Norteamérica crecieron el 8,2% mientras en el Resto de Europa aumentaron un 18,2% impulsadas por tirón en Alemania y Europa del Este.

En cuanto a las líneas de negocio, las ventas en piscina residencial se elevaron un 6,3% gracias a la tendencia a quedarse en casa debido a las restricciones al turismo. De hecho, en el segundo trimestre esta unidad creció al 9,6% con especial fuerza en las categorías de productos de piscinas elevadas, limpiafondos automáticos y calentadores. No obstante, el segmento de piscina comercial se vio lastrado por las medidas de confinamiento y su repercusión en el sector hotelero con una caída del 11,7%.

Normas
Entra en El País para participar