Industria

España lanzará un plan de 185 millones para apoyar a la aeronáutica y reducir despidos en Airbus

Mesa de la reunión mantenida esta tarde entre el Gobierno español y la dirección de Airbus en La Moncloa. Frente a frente, el CEO de la compañía, Gillaume Faury, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
Mesa de la reunión mantenida esta tarde entre el Gobierno español y la dirección de Airbus en La Moncloa. Frente a frente, el CEO de la compañía, Gillaume Faury, y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El Gobierno español se ha comprometido a apoyar a Airbus y a la industia aeronáutica del país ante el fuerte golpe sufrido por la compañía a causa de la crisis sanitaria y las restricciones a la movilidad. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido un encuentro esta tarde en Madrid con el consejero delegado de la compañía, Guillaume Faury. Es el colofón a las distintas reuniones que han tenido lugar durante las últimas semanas entre representantes del Ejecutivo y de Airbus. De él ha salido todo un listado de acciones extraordinarias.

Sánchez, que ha demandado mayor representación española en la dirección del gigante europeo, se ha comprometido a lanzar un Plan Tecnológico Aeronáutico (PTA), ligado a los Fondos de Recuperación de la Unión Europea. Este será gestionado por la Agencia Española de Innovación (CDTI) y estará dotado con un total de 185 millones de euros: 25 millones este año, 40 millones en 2021, 80 millones en 2022 y 40 millones más en 2023.

Estas cantidades junto a otras medidas y a las ayudas parcialmente reembolsables (APRs), cuyo volumen disponible puede superar los 50 millones anuales, “permiten financiar el mantenimiento y el refuerzo de las actuales capacidades del sector aeronáutico y de defensa en España y preparar la próxima generación de tecnologías de energías sostenibles y cero emisiones”, afirman ambas partes en un comunicado. Este apoyo debe movilizar proyectos por unos 150 millones anuales.

Una de las medidas que entra en rampa de lanzamiento es la constitución de un Fondo de Apoyo a la cadena de suministro dotado con un mínimo de 100 millones

Terremoto económico

En la cumbre se ha analizado la situación de la empresa, de la industria aeroespacial y del sector aéreo por los efectos del Covid-19, alcanzándose un acuerdo que busca, entre otras cosas, reducir el impacto sobre el empleo en las fábricas españolas de Airbus.

El fabricante ha aceptado minimizar los efectos del plan de reestructuración en la plantilla española, buscando "fórmulas y soluciones para las plantas con menor carga de trabajo, teniendo en cuenta su localización".

El presidente Pedro Sánchez ha reafirmado el carácter estratégico del sector de la aeronáutica y la defensa, con un peso del 7,3% en el PIB industrial español, una facturación de 13.000 millones y 150.000 empleos, más de un tercio de ellos directos. España roza los 700 centros productivos y Airbus es un claro tractor de actividad.

Otra de las medidas que entra en rampa de lanzamiento es la constitución de un Fondo de Apoyo a la cadena de suministro dotado con un mínimo de 100 millones que permita su desarrollo y consolidación, con la cooperación de Airbus y el apoyo de TEDAE.

Entre las iniciativas pactadas, las hay relacionadas con el ámbito de la defensa, como es la transformación de tres Aviones A330 en MRTT (avión multipropósito de reabastecimiento); la compra de cuatro aviones C295 para Patrulla Marítima, o el lanzamiento de un programa para la adquisición de 36 helicópteros H135 en una primera fase de seis años, ampliable a 59 en una segunda fase. Además, el Ministerio del Interior activará un segundo programa para hacerse con cuatro H160 en los próximos seis años.

Respaldo a los programas del fabricante

En materia económica, España va a facilitar la financiación del actual contrato del helicóptero NH90 y anticipaá pagos asociados a la participación española en el programa A400M. “Todo ello en soporte al equilibrio del flujo de caja de la compañía”. CESCE, por su parte, acompañará las acciones del fabricante en el exterior con el fin de consolidar la cartera internacional de contratos.

También se va a acompañar a Airbus en las negociaciones que la Comisión Europea mantiene con Estados Unidos, en el marco de las disputas cruzadas en la Organización Mundial del Comercio (OMC) sobre comercio de grandes aeronaves civiles. Se trata de buscar la retirada de los aranceles impuestos por EEUU y pactar disciplinas para el futuro de las ayudas al sector que evite nuevos conflictos entre la UE y EEUU.

España y Airbus vienen de acordar la modificación de las condiciones de las ayudas al programa de producción del A350, que EE UU consideró ilegales y denunció ante la OMC. De ese caso derivó una subida arancelaria sobre múltiples productos españoles que alcanzó los 7.500 millones.

Normas
Entra en El País para participar