Caixabank recorta un 67% su beneficio, hasta los 205 millones, tras provisionar 1.155 millones por Covid

Jordi Gual y Gonzalo Gortázar, en la junta general de accionistas de CaixaBank.
Jordi Gual y Gonzalo Gortázar, en la junta general de accionistas de CaixaBank.

 Caixabank registró un resultado atribuido en el primer semestre de 205 millones de euros, lo que supone una caída del 67% respecto a 2019. El resultado de 2020 incluye el registro de una provisión extraordinaria por los impactos futuros asociados al Covid-19  por 1.155 millones de eurosy el coste asociado a prejubilaciones (109 millones de euros).

CAIXABANK 2,04 -1,17%

El grupo ha llevado a cabo en el segundo trimestre una provisión de 755 millones, que se suma a los 400 millones que dotó en el primero. Además, la comparativa de resultados respecto al año pasado se ve también afectada porque las cuentas de 2019  recogió el ajuste laboral pactado que supuso un impacto de 978 millones de euros.

Solo en el segundo trimestre, el beneficio fue de 115 millones, con un alza del 30,6%, y el margen de intereses de marzo a junio fue de 1.225 millones, un 1,3% menos. El resultado queda por debajo de las previsiones de los analistas, que apuntaban a un resultado neto de 191 millones de euros en el segundo trimestre, con un margen de intereses de 1.210 millones, según datos recopilados por Bloomberg.

En cuanto a los resultados del semestre, el margen de intereses asciende a 2.425 millones, un 2,1% menos. Caixabank explica el descenso de los ingresos de los préstamos por una disminución del tipo de interés aplicado, vinculado a la concesión de créditos ICO. También por a la reducción de los ingresos procedentes del crédito al consumo y al descenso de la curva de tipos. Destaca el crecimiento de las comisiones (+1,5%) y los ingresos y gastos amparados por contratos de seguros (+10,5%).

El crédito a la clientela bruto alcanza los 242.956 millones de euros con un crecimiento del 6,8% en el año, como consecuencia esencialmente del aumento del crédito a empresas (subida del 15,9%). La entidad explica que en el segundo trimestre influye el efecto estacional positivo derivado del anticipo de la paga doble a pensionistas. Sin considerar este efecto el crédito bruto crece un 6% en el año.

Caixabank ha llevado a cabo un esfuerzo en reducción de los gastos de administración y amortización recurrentes, que bajan un 2,6%. El plan de recorte de costes supondrá para el año 2021 un ahorro de más de 300 millones de euros respecto a lo previsto en el Plan Estratégico.

La liquidez de la entidad supera por primera vez los 100.000 millones de euros, con un crecimiento de 17.182 millones de euros en el año por la generación y aportación de colaterales a la póliza del BCE.

En cuanto a la solvencia, la ratio Common Equity Tier 1 (CET1) se sitúa en el 12,3%. En el primer semestre se recoge aun aumento de 32 puntos básicos por el impacto extraordinario de la reducción del dividendo previsto con cargo al 2019, como una de las medidas adoptadas por el consejo a raíz del Covid-19.

La ratio de morosidad se sitúa en el 3,5% (cae 6 puntos básicos en el año), y la ratio de cobertura se incrementa hasta el 63% (aumenta 8 puntos en el año) tras el refuerzo de provisiones.

Caixabank señala que hasta el 30 de junio, la entidad ha aprobado 357.488 solicitudes de moratoria de sus clientes en España, que afectan a una cartera de 9.848 millones. Además, desde el inicio del estado de alarma, CaixaBank ha concedido 32.500 millones de euros a empresas, al margen de las líneas ICO, y ha gestionado préstamos vinculados a las líneas ICO Covid por un importe total de 13.726 millones de euros.

 

 

 

Normas
Entra en El País para participar