Catalana Occidente gana un 31,3% menos en el semestre por la caída en el seguro de crédito

El grupo asegurador aumenta un 3,5% el volumen de primas gracias al tirón del negocio tradicional y la aportación de Antares

Sede central de Catalana Occidente, en una imagen de archivo.
Sede central de Catalana Occidente, en una imagen de archivo.

El grupo asegurador Catalana Occidente obtuvo un resultado de 155,6 millones de euros en el primer semestre de 2020, lo que supone un 31,3% menos que en 2019 debido, fundamentalmente, a la caída en el resultado técnico del negocio del seguro de crédito. Y es que, en este segmento de negocio registró un resultado de 35,8 millones, un 69,9% inferior al conseguido en el mismo periodo del año anterior.

No obstante, la compañía destaca que el volumen de negocio de Catalana Occidente aumentó un 3,5%. Ese crecimiento se vio impulsado, sobre todo, por el tirón del negocio tradicional (las compañías de Seguros Catalana Occidente, Plus Ultra Seguros, Seguros Bilbao y NorteHispana Seguros), que elevaron el resultado hasta 128,8 millones y el volumen del negocio (las primas facturadas) hasta los 1,499 millones (+8,2%).

Además, la aseguradora también se vio favorecida por el aumento del 3,7% en multirriesgos y del 20,1% en Vida gracias a la aportación de Antares (ramo de salud). De hecho, Catalana Occidente puntualiza que sin la contribución de Antares el crecimiento de las primas recurrentes habría alcanzado el 1,2%.

El ratio combinado bruto de reaseguro del seguro de crédito sube en 13,9 puntos porcentuales hasta el 94,3%. Por su parte, el resultado técnico del seguro de crédito baja un 72,3% en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior, hasta los 42,1 millones de euros por el impacto de la crisis sanitaria del Covid-19 en la evolución de dicho negocio.

El director general del Grupo Catalana Occidente, Francisco Arregui, expresó que “el buen comportamiento del negocio tradicional ha permitido sostener el impacto que ya anticipábamos para el negocio del seguro de crédito como consecuencia de la crisis del Covid-19”. Asimismo, el directivo subrayó la sólida posición de solvencia del Grupo, cuyo ratio se situaba en el 213% a cierre de 2019.

Por otro lado, los recursos permanentes a valor de mercado durante el primer semestre desciendieron un 2,8% respecto al cierre de 2019 hasta los 4.457,9 millones de euros debido a la desfavorable evolución de los mercados financieros, lastrados por el impacto de la pandemia del Covid-19. Por su parte, los fondos administrados se sitúan en los 14.324,8 millones de euros.

Normas
Entra en El País para participar