Infraestructuras

Transportes aprueba la solución 'low cost' para los atascos de la A2 en Madrid

El carril izquierdo en ambos sentidos de la circulación se convertirá en carril BUS-VAO

Recreación del carril BUS VAO en la autovía A-2 en su acceso a Madrid.
Recreación del carril BUS VAO en la autovía A-2 en su acceso a Madrid.

Lo que a todas luces fue un avance que facilitó el acceso y salida de Madrid por la A6, en 1991 con la entrada en operación del carril BUS-VAO, va a replicarse 30 años después en la congestionada A2. El Ministerio de Transportes (Mitma) ha aprobado esta mañana, tres años después de su presentación como proyecto experimental, el plan para su implantación en la autovía que transcurre por el madrileño corredor del Henares.

La ejecución de este carril, dedicado a vehículos de transporte público y a los privados con alta ocupación, va a ascender a 12,5 millones. Y es que, tal y como estaba proyectado, apenas se precisan obras para su instalación. A diferencia de la A6, en la autovía A2 apenas hay espacio para la construcción de una nueva calzada, lo que ha facilitado una solución de bajo coste.

Localidades beneficiadas

En sentido entrada el acceso al carril Bus-VAO se podrá realizar desde Alcalá de Henares, Torrejón de Ardoz, San Fernando de Henares y el área de Canillejas. En sentido salida, el acceso se podrá realizar desde la Avenida de América y la M-40, y se podrá abandonar el carril en Coslada, San Fernando de Henares y Torrejón de Ardoz.

Se trata de adaptar el carril izquierdo, en ambos sentidos de la circulación, para el uso exclusivo de este tipo de vehículos en hora punta. La ausencia de una barrera física será suplida con tecnología basada en sistemas de información al usuario ITS.

A través de esa señalización luminosa horizontal y vertical se informará a los conductores del estado de los carriles. A lo largo de la línea de separación de carriles central e izquierdo se colocarán además balizas luminosas embebidas y enrasadas en el firme, que indicarán, en color rojo, los tramos en los que no es posible acceder al carril reservado, y en color verde, los tramos habilitados para ello.

Mejoras

De forma paralela, los proyectos contemplan actuaciones puntuales de mejora en la infraestructura existente con el fin de paliar las posibles perturbaciones en el tráfico producidas por la implantación de los nuevos carriles dedicados.

La actuación ha precisado un convenio por parte los ministerios de Transportes e Interior, el Consorcio Regional de Transportes de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid. Ahora será el departamento de José Luis Ábalos quien licite el contrato, siendo financiado a partes iguales por los cuatro órganos implicados.

Una vez adjudicada la obra, esta se abordará en tres fases: las dos primeras para acometer la actuación en sentido salida de Madrid y la tercera para ejecutar la infraestructura de salida.

Normas
Entra en El País para participar