La CNMV descarta problemas de liquidez en los fondos españoles por el Covid-19

Los reembolsos netos en el estado de alarma supusieron el 2% del patrimonio

Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

No ha habido ningún problema destacable con el sector de los fondos de inversión españoles durante el estado de alarma y pese a las fuertes turbulencias de los mercados tanto de renta fija como variable. La CNMV señala que los reembolsos netos (suscripciones menos retiradas de dinero) entre marzo y junio rondaron los 6.000 millones, un 2% del patrimonio total del sector. "Una cifra que las gestoras afrontaron sin incidencias", señala el supervisor en un informe publicado hoy sobre la intermediación financiera no bancaria en España.

Los fondos monetarios, los de renta fija, los mixtos (siempre que tengan un porcentaje de renta variable inferior al 80%) se excluyen del sistema bancario clásico. Una de las grandes dudas en el arranque de la pandemia fue la capacidad para gestionar los eventuales reembolsos y la liquidez de algunas carteras. La CNMV descartó desde un principio que hubiera salidas masivas, y ahora se comprueba que las retiradas de dinero han sido menores en España que en el resto de Europa. En el conjunto del Viejo Continente los reembolsos en los fondos de renta fija alcanzaron un 3%.

La CNMV se puso manos a la obra desde el principio para evitar problemas y puso el foco en las condiciones de liquidez de los activos de las carteras de los fondos y en la evolución de los reembolsos por entidad. "Todo ello en contacto permanente con las sociedades gestoras con el fin de seguir la situación y recordarles tanto sus obligaciones como las herramientas de gestión de la liquidez que tienen disponibles", explica el organismo que preside Sebastián Albella.

La liquidez de los activos no ha sido un problema significativo. "Se ha producido un cierto aumento de la relevancia de activos menos líquidos, aunque su proporción en el patrimonio total sigue siendo reducida". Los activos ilíquidos de los fondos de inversión llegaron a alcanzar en 2009 el 30% de la cartera de renta fija, mientras que a mediados de 2019 esta proporción era cercana al 8%, por debajo del 8,7% de finales de 2018.

El apalancamiento a través del uso de derivados, por su parte, se sitúa muy por debajo de los niveles máximos permitidos por la regulación y sugiere un riesgo bajo por esta vía. A mediados de 2019, la exposición a este riesgo de los fondos incluidos en la intermediación financiera no bancaria suponía el 26,6% de su patrimonio, porcentaje  muy por debajo del máximo permitido por la legislación vigente (100% del patrimonio).

Normas
Entra en El País para participar