Sacyr, la mejor arma, la anticipación

La invesión realizada en digitalización le ha permitido adaptarse a la nueva situación

Sacyr, la mejor arma,
la anticipación

La mejor forma de enfrentarse a una crisis es prepararse con antelación. Cuando esta llega e impacta sobre el negocio, lo que se ha hecho antes es la mejor defensa para reducir sus consecuencias. Sacyr ha convertido la previsión en la mejor arma para atenuar los efectos provocados por una crisis de la envergadura del coronavirus. Eso también le ha permitido ayudar de una manera más destacada a distintos colectivos.

La inversión hecha a lo largo de estos últimos años en la transformación digital de la empresa le ha posibilitado adaptarse rápidamente a la nueva realidad. Esto se ha traducido en el mantenimiento de la actividad corporativa sin ninguna afectación mediante el trabajo a distancia, según fuentes de Sacyr.

La empresa ha comprado test, respiradores y equipos de protección

A este hecho se ha unido un proceso de reducción de la deuda desde el punto de vista financiero, lo que le ha otorgado liquidez suficiente para atender todos los vencimientos a corto plazo, según las mismas fuentes. También han aumentado en cerca de 300 millones las líneas de crédito para cubrir los vencimientos de este ejercicio.

De las tres divisiones de negocio de la empresa, concesiones, servicios e infraestructuras, solo en esta última se han producido parones temporales en la actividad, aunque desde la compañía se asegura “que la actividad está bastante normalizada". En la primera, donde está centrado el foco de la multinacional (el 80% de su ebitda procede de esta), “se ha mantenido una razonable normalidad en sus actividades”.

En cuanto a los servicios, estos han intensificado sus trabajos durante la pandemia. Sacyr cuenta con más de 43.000 empleados repartidos por 24 países de todo el mundo. El área de servicios se ha considerado como “esencial” durante la peor parte de la crisis. Desde ella se ha canalizado toda la ayuda y colaboración de la multinacional. Hablamos de servicios básicos de limpieza y desinfección en las ciudades, atención a dependientes y cuidado de las personas y trabajadores que los atienden. 

La sociedad ha hecho importantes donaciones en España, Portugal, Perú, Paraguay y Uruguay para la compra de equipamientos sanitarios como respiradores, test de diagnóstico, equipos de protección individual o desinfectantes. Este apoyo se ha trasladado asimismo a iniciativas lanzadas por algunos empleados para fabricar mascarillas, viseras con impresoras 3D y apoyo a pacientes ingresados en hospitales.

Cifras de la solidaridad

El esfuerzo solidario de Sacyr se ha centrado en varias direcciones: entrega de comida, compra de material sanitario, refuerzo de plantillas y moratorias en los alquileres.

Cafestore, la gestora de áreas de servicio del grupo, ha entregado más de 2.000 kilos de comida a fundaciones y asociaciones de Madrid, Vitoria, Valencia, Málaga, Navarra y Cantabria.

En hospitales, Sacyr Concesiones gestiona en España, Portugal, Chile y México, entre otros, el hospital Infanta Cristina (Parla) y el hospital Príncipe de Asturias (Alcalá del Henares), donde ha incrementado en casi 200 el número de camas para los pacientes de coronavirus; ha comprado 21 nuevas camas para las UCI y ha reforzado las plantillas de sanitarios y de limpieza, tanto en los hospitales como en los hoteles medicalizados habilitados para tratar a los pacientes menos graves.

Normas
Entra en El País para participar