Airbus modifica su relación con España y Francia para zanjar la guerra arancelaria de EE UU con la UE

La CE exige el fin de sanciones contra el aceite de oliva, el vino o los quesos europeos

Un Airbus A350 despega en Toulouse, Francia
Un Airbus A350 despega en Toulouse, Francia REUTERS

La crisis del Covid ha puesto contra las cuerdas a la industria aeronáutica, que urge una solución a otros conflictos para facilitar la recuperación. Así lo asegura el grupo aeronáutico europeo Airbus, que ha cedido finalmente ante EE UU respecto a varios contratos con gobiernos europeos que, supuestamente, colocaban a este fabricante en posición de ventaja frente a su rival estadounidense Beoing. Con ello, Airbus pretende poner fin a un litigio en la Organización Mundial del Comercio (OMC) que dura más de 16 años y tiene un fuerte impacto sobre muy diversas industrias europeas.

Airbus ha acordado con los gobiernos de Francia y España realizar modificaciones en los contratos del A350 (RLI), que incluyen créditos reembolsables para el programa de desarrollo de ese avión. Se trata del "paso final" para zanjar litigios y "elimina cualquier justificación" para los aranceles estadounidenses, señala Airbus en un comunicado.

También la CE ha valorado esta mañana que el país norteamericano se ha quedado sin argumentos para mantener los aranceles impuestos como castigo por el caso Airbus. "La Unión Europea y los Estados miembros concernidos (Francia, España y Alemania) cumplen completamente las sentencias de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el caso Airbus", señala el órgano comunitario a través de un comunicado.

España urge el levantamiento de barreras

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha utilizado su cuenta en Twitter para reclamar el levantamiento de las barreras a productos españoles en EE UU: “La UE ha cumplido, ya no hay razón para las sanciones americanas sobre exportaciones europeas. Pedimos que se levanten las sanciones a productos españoles”.

Esa reivindicación ha sido unánime entre el sector agroalimentario, con asociaciones como FIAB, Asoliva, Asemesa, Anice, Anfaco-Cecopesca, Aecafé, Cerveceros de España, Espirituosos España, Fenil, FEV, Fenaval, Produlce, Cooperativas Agroalimentarias, Asaja, COAG, UPA y Cecrv, formando la Plataforma contra los Aranceles. Esta estima en más de 1.000 millones las pérdidas por la política arancelaria del Gobierno de Trump.

"Los aranceles impuestos por el Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR) están perjudicando a todos los sectores industriales específicos, incluidas las aerolíneas estadounidenses", lamenta Airbus. Esos gravámenes se suman a un "entorno muy difícil como consecuencia de la crisis de Covid 19". Esta es la razón por la cual Airbus ha decidido dar un "paso final para eliminar el último punto polémico y modificar los contratos franceses y españoles".

Según señala el fabricante, adaptará los acuerdos a lo que la OMC considera los "índices de referencia apropiados de tasa de interés y evaluación de riesgos". Con este cambio, Airbus considera que se sitúa en "en completo cumplimiento de todas las decisiones de la OMC".

Las sanciones de Trump

La OMC falló a favor de Estados Unidos, en octubre de 2019, en el litigio abierto con la UE por los créditos que los estados europeos conceden a Airbus, que le habrían dado la citada ventaja comercial frente Boeing. El organismo autorizó entonces la imposición de aranceles, que pueden alcanzar los 7.500 millones de euros, y que el gobierno de Donald Trump aplica a productos dispares. Están afectados desde el aceite de oliva hasta el vino, aceitunas y quesos. Estados Unidos también anunció en octubre un aumento de los aranceles que grava a las importaciones del fabricante europeo de aviones Airbus del 10% al 15%.

"Hemos cumplido plenamente con todos los requisitos de la OMC", ha asegurado el CEO de Airbus, Guillaume Faury. "Estas modificaciones adicionales a los contratos de A350 demuestran que Airbus ha hecho todo lo posible para encontrar un camino hacia la solución. Es una clara señal de apoyo para aquellos que sufren el impacto severo de los aranceles impuestos por el USTR, especialmente en un momento en que las industrias se ven muy afectadas por las consecuencias de la crisis Covid 19".

Con todo, la batalla comercial entre la UE y EE UU continúa en todo lo alto: “Insistimos en que EE UU elimine estos aranceles injustificados inmediatamente", ha advertido el comisario europeo de Comercio, Phil Hogan. Desde su departamento se asegura que habrá sanciones desde el lado europeo si el Gobierno norteamericano no muestra disposición a relajar la tensión reinante.

A lo largo de este verano se espera sentencia de la OMC sobre la denuncia de la UE contra las ayudas estadounidenses, que en Bruselas se califican de subsidios ilegales, a Boeing. De este fallo se espera el volumen arancelario que la UE podría imponer a productos importados de EE UU. Pese a ello, desde la CE se asegura el firme compromiso "con una solución negociada de esta larga disputa, la más larga en la historia de la OMC".

Normas
Entra en El País para participar