Industria

Tubacex plantea 150 despidos en España, el 30% del ajuste del grupo

Plan para ahorrar 150 millones y abierto a salidas voluntarias

Jesús Esmorís, consejero delegado de Tubacex.
Jesús Esmorís, consejero delegado de Tubacex.

Tubacex empieza a desvelar los números de su plan de ajuste, que contempla 500 despidos, el 20 % de una plantilla de 2.500 trabajadores repartidos en dieciséis fábricas en nueve países.

Tras un primer encuentro con los sindicatos, la dirección del fabricante de tubos sin soldadura ha trasladado que la reordenación alcanzará a 150 empleados en España, ubicados en sus plantas de Laudio / Llodio y Amurrio, ambas en Álava. Con este recorte laboral, Tubacex quiere ahorrarse 10 millones. La reordenación de todo el grupo busca una economía de 25 millones.

Los responsables de Tubacex han trasladado a las centrales que abrirá un proceso de bajas voluntarias. El ritmo de adhesión a este sistema puede reducir el número de los despidos directos.

La crisis del Covid-19 ha castigado a Tubacex, como ha todos los sectores industriales. El sector de tubos sin soldadura se ve afectado además por el desplome de la cotización del precio del petróleo y el recorte de actividad en automoción y aeronáutica, entre otros ámbitos.

El grupo, cuyo consejero delegado es Jesús Esmorís, prevé pérdidas este año. Ya entró en números rojos en el primer trimestre. Mantendrá su estrategia de internacionalización, en busca de más presencia en zonas con mayor recorrido como Asia y África.

Normas
Entra en El País para participar