Navantia, el motor para la recuperación

La apuesta es la sostenibilidad, la digitalización y el talento para ser más fuertes

Zona de montaje de pantalla
Zona de montaje de pantalla

Con la vista puesta en lo que ha pasado, pero con la mirada claramente ocupada en la planificación del futuro. Pendientes aún de organizar la vuelta a la normalidad, pero dotados de un planteamiento sólido para afrontar una situación parecida.

Navantia, la empresa pública dedicada a la construcción naval civil y militar, propiedad de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), ha diseñado una estrategia para afrontar la difícil situación económica que atraviesa España y reactivar la economía tras el Covid-19: la industria tiene que ser el motor de esa recuperación. Para ser esa fuerza impulsora tiene además que apoyarse en cuatro elementos: el respeto por el medioambiente, la digitalización, la tecnología y el talento.

15.000 pantallas antisalpicaduras ha fabricado Navantia
para el personal sanitario

La base de esta reflexión, apuntan fuentes de la compañía, parte de “un cierto consenso” desarrollado durante esta crisis en que los países que tienen una “industria manufacturera potente” reaccionan con “más eficacia en situaciones de emergencia”. Esta fortaleza les hace “sufrir en menor medida las caídas de renta y crecimiento”. Sus economías más resistentes les otorgan también un “empleo más estable y de mayor calidad”.

En este contexto, Navantia quiere reforzar su carácter de “empresa tractora” de un sector estratégico como es la industria naval y de defensa, creando empleo industrial propio y crecimiento económico en las zonas donde está implantada, Andalucía, Galicia, Comunidad de Madrid y Región de Murcia. En 2019 empleaba a 3.800 personas y proporcionaba más de 8.000 puestos de trabajo directos en la industria auxiliar y más de 25.000 indirectos e inducidos, según la firma.

5 buques de la Armada con hospital se pusieron a punto para ser desplegados con el objeto de dar auxilio sanitario.

Estos objetivos, presentes ya en su plan estratégico firmado en 2018, adquieren en estos momentos una especial vigencia. Por eso, la sociedad insiste en “asegurar la soberanía nacional y controlar la cadena de valor” en algunos productos estratégicos para España. Entre ellos, “queremos repetir el modelo de exportación que funcionó bien en la fragata antiaérea F-100, en los nuevos desarrollos como la F-110 y la F-80 para la construcción de submarinos", señala. Además de potenciar el plan de Navantia Sistemas y las actividades del gemelo digital y ciberseguridad.

Seguir creciendo más fuertes para favorecer a la sociedad tras las épocas de crisis supone trabajar en la consecución de nuevos productos y servicios digitales (redes 5G, robótica, plataformas blockchain), transformando digitalmente los astilleros a través de las nuevas tecnologías, colaborando con otras empresas europeas en el desarrollo de programas militares e incorporando proyectos verdes como la construcción de parques eólicos en la Bretaña francesa, el mar Báltico o el Reino Unido. Estos últimos han sido en colaboración con Iberdrola y han supuesto una inversión cercana a los 1.000 millones de euros.

Apoyo especial de Correos

Fundamental ha sido la colaboración establecida con Correos para llevar a su destino las pantallas antisalpicaduras elaboradas por Navantia en su fábrica de Puerto Real (Cádiz).

Ha unido sus fuerzas con la Universidad de Málaga y el sistema sanitario público de Andalucía para colaborar en el proyecto de ventilación mecánica denominado Andalucía Respira.

Normas
Entra en El País para participar