Telecos, unidas para garantizar las comunicaciones

La firma de un acuerdo con el Gobierno para fortalecer la conectividad marcó unas semanas en las que las redes de las operadoras han resistido aumentos de demanda históricos

Las compañías de telecomunicaciones se han unido para ayudar en la crisis sanitaria.
Las compañías de telecomunicaciones se han unido para ayudar en la crisis sanitaria.

Para algunos sectores el confinamiento ha significado mantener la actividad al ralentí, pero otros han tenido que multiplicar sus esfuerzos. Es el caso de los operadores de telecomunicaciones, que se enfrentaron al reto de mantener las redes operativas para dar soporte a las necesidades de comunicación del país.

Al comienzo del estado de alarma, el Gobierno y las telecos firmaron un acuerdo por el que se ampliaban las medidas para garantizar la conectividad de las personas y las empresas, Mediante este pacto, Cell­nex Telecom, Euskaltel, MásMóvil, Orange, Telefónica, Vodafone y la Asociación Nacional de Operadores de Telecomunicaciones y Servicios de Internet (Aotec) querían mostrar su compromiso con la sociedad “en estos momentos de especial dificultad, en los que la conectividad es un elemento fundamental para la ciudadanía, tanto desde el punto de vista personal y social como laboral”.

Las empresas efectuaron los mayores esfuerzos para garantizar la conectividad, las capacidades de operación y supervisión de las redes y la agilidad de respuesta ante incidentes, especialmente en lo que respecta a las redes que dan soporte a los servicios de emergencia. Y así ha sucedido.

Telefónica en España ha sido capaz de hacer frente a un aumento de la demanda de ancho de banda de casi un 40%, una subida del tráfico móvil de datos del 5% y de la voz móvil del 25% en las primeras semanas del confinamiento.

“En los meses de marzo y abril, Vodafone ha multiplicado por cuatro la capacidad de sus redes para afrontar la demanda. La compañía ha adaptado las redes fijas y móviles para garantizar un servicio excelente a nuestros clientes en los hogares para teletrabajar o disfrutar del ocio”, destaca Daniel Jiménez, director general de empresas de Vodafone España.

Las cifras

100% de los hogares españoles cuenta ya con cobertura móvil 4G y un 77% con fibra, según PwC.

1,6 billones de euros será el gasto mundial en 2020 en telecomunicaciones, estima IDC.

“Durante el confinamiento, más del 95% de la plantilla ha estado trabajando en remoto, o lo que denominan smart working, que es una definición amplia de teletrabajo, que quiere decir que te conectes desde donde puedas ser más productivo; y antes de que comenzara la crisis del coronavirus realizamos un piloto pionero con toda la plantilla conectada”, recuerda Jiménez.

En cuanto a sus contribuciones sociales, Vodafone España ha prestado a 41 hospitales de campaña y hoteles medicalizados servicios y capacidad de red adicionales, como videoconferencia y conectividad ilimitada y de gran velocidad para el personal sanitario. Además, para mitigar los efectos de la pandemia entre los colectivos más vulnerables como enfermos, familias o mayores ha impulsado, entre otras iniciativas, la donación de 30.000 SIM con datos para conectarse a internet y ha repartido 600 menús diarios.

También en Orange el trabajo en remoto algún día a la semana era práctica habitual, “si bien no la habíamos puesto en práctica de forma tan masiva y concurrente. Y, en concreto, en actividades que no se suelen realizar fuera del lugar de trabajo, como pueden ser las de una plataforma de atención al cliente”.

En las primeras semanas del estado de alarma, en Orange vivieron incrementos de hasta un 120% en el tráfico de voz fijo y un 60% en el móvil, mientras el tráfico de datos llegó a crecer en el entorno del 30% en el conjunto fijo y móvil. “Actualmente todos estos niveles se han normalizado, acercándose a los anteriores a esta crisis sanitaria”, aclaran.

Material donado a hospitales.
Material donado a hospitales.

En el caso de MásMóvil, que en esas semanas conoció la opa de KKR, Cinven y Providence, “realizamos las mejoras de red y los aumentos de capacidad necesarios para gestionar un incremento del tráfico que en ocasiones fue de más del 100%”, detallan desde la operadora.

Destaca también la gran respuesta en términos de servicio “y en términos de responsabilidad social”, ofrecida por los operadores. En concreto, MásMóvil ha impulsado muchas acciones, desde la donación de un millón de mascarillas FFP2 a personal de residencias y sanitarios hasta la entrega de 2.400 terminales y wifis para hospitales y residencias de ancianos.

La digitalización de la sociedad se ha acelerado y eso ha obligado a las compañías a aumentar sus servi­cios y mantener sus capacidades. “Esta crisis ha acelerado la llegada de la sociedad digital. El teletrabajo, las videoconferencias, la formación a distancia, el comercio electrónico, el entretenimiento digital masivo, etc., se han instalado en nuestras vidas de forma extraordinariamente rápida y natural”, opina José Miguel García, consejero delegado del grupo Euskaltel y máximo responsable de Virgin Telco.

Demoras en el despliegue de la red 5G

Telecos, unidas para garantizar las comunicaciones

La desaceleración inversora, principalmente por la demora en el despliegue del 5G, es una de las consecuencias que el Covid-19 ha traído consigo. “Sin embargo, ofrece también una cierta tregua a los operadores para mejorar su gestión del tráfico de red, aunque también incrementa aún más la necesidad de reinventarse para incorporar nuevos servicios en su oferta comercial”, apunta Daniel Martínez, socio responsable del sector telecomunicaciones de PwC, en un reciente informe. Este experto también predice que “la subida en el tráfico de datos que se ha experimentado se mantendrá en el tiempo, debido a los cambios en los comportamientos sociales, como el aumento de la demanda de servicios de ocio”.

Normas
Entra en El País para participar