Crónica bursátil

El Ibex sube un 1,63% en la semana apoyado en estímulos y posibles vacunas

El selectivo español ha caído hoy un 0,46% hasta los 7.440,4 puntos

El Ibex sube un 1,63% en la semana apoyado en estímulos y posibles vacunas pulsa en la foto

A medida que el mundo lucha por recuperar la normalidad tras el devastador impacto que está suponiendo la pandemia de Covid-19, también lo hacen los mercados. Y al igual que en otras facetas, el camino no es sencillo. En medio de una ya acostumbrada incertidumbre, la mayoría de Bolsas de todo el globo han conseguido esta semana recuperar el terreno que perdieron la anterior apoyadas en las esperanzas de una vacuna que ponga fin a la propagación de la enfermedad y con la vista puesta en la llegada de más estímulos económicos.

Si bien las alzas semanales han sido la tónica general, se han producido excepciones. En Asia, el tecnológico CSI 300, uno de los índices que mejor lo está haciendo en el año junto al Nasdaq, ha caído un 4,39% en el acumulado de las últimas cinco sesiones. En Europa el verde ha sido el color predominante. Stoxx 50 (+2%), FTSE británico (+3,1%), Dax alemán (+2,4%), Cac francés (+1,8%) y FTSE italiano (+3,2%) han cerrado en positivo. Al cierre de los mercados europeos, en Estados Unidos, Dow Jones y S&P 500 suben en torno a un 2,4% y al 1,1% respectivamente mientras que el Nasdaq queda más rezagado al caer alrededor de un 1,3%.

El Ibex no ha sido una de esas excepciones negativas y el principal selectivo español se ha anotado un 1,63% en la semana para acabarla en los 7.440,4 puntos. Hoy, no obstante, las caídas han regresado nuevamente y el índice se ha dejado un 0,46% en una sesión de marcada volatilidad debido al vencimiento de los contratos de futuros. En la semana, Bankia (+8,13%), Siemens Gamesa (+7,16%) y Ence (+6,28%) han sido los mejores del Ibex. En el lado opuesto, Merlin Properties (-2,60%), Almirall (-4,31%) e Inmobiliaria Colonial (-7,73%) han quedado como los más castigados.

Tal y como cabe esperar, las noticias en torno a la pandemia son las que principalmente mueven al mercado. El miércoles, la farmacéutica estadounidense Moderna anunció que a finales de este mes iniciará la última fase de pruebas de su vacuna en Estados Unidos. La cotizada española Rovi, compañía que firmó una alianza con Moderna para ayudar en la producción y distribución de la cura en Europa, se ha revalorizado un 13,88% en la semana y en el año ya suma un 31,15%.

Por mucho que el mercado confíe en el rápido desarrollo de una vacuna la enfermedad prosigue expandiéndose y volviendo a azotar en zonas que ya se creían seguras. Hans-Jörg Naumer, director global de mercados e investigación temática de Allianz GI, recuerda que Estados Unidos y América Latina registran los mayores números de casos y que la primera economía mundial está lejos de controlar la pandemia, “seis estados han vuelto a adoptar medidas de confinamiento y 14 más han pulsado el botón de pausa”, detalla. En España, Aragón y Cataluña han tenido que dar pasos atrás en su reapertura debido a los rebrotes que se han producido en ambas comunidades autónomas.

En el lado de los estímulos, los políticos estadounidenses debatirán la próxima semana sobre un segundo programa de ayudas económicas en forma de cheque dirigido a las rentas más bajas. En Europa, a título individual Alemania e Italia han anunciado nuevas medidas dirigidas a su tejido empresarial mientras que la Unión trata de dar forma e impulsar el Fondo de Rescate Europeo valorado en 750.000 millones de euros.

El jueves, el Banco Central Europeo dejó sin cambios su política monetaria insistiendo una vez más en que es el turno de la política fiscal pero a la vez remarcando que la institución está lista para ajustar su política monetaria “a fin de que la inflación avance hacia su objetivo de forma sostenida”. En la reunión que el organismo presidido por Christine Lagarde mantuvo en junio, amplió en 600.000 millones de euros más su plan extraordinario de compras de deuda por la pandemia (PEPP por sus siglas en inglés), haciendo que el plan tenga ya un volumen de 1,35 billones de euros hasta junio de 2021.

“Bajo nuestro punto de vista, el espectacular rally que vivieron los activos de riesgo en el segundo trimestre del año ha estado sostenido en los niveles récord de estímulos que los bancos centrales y los Gobiernos han puesto sobre la mesa”, opina Harry Richards, gestor de fondos de renta fija de Jupiter AM. El experto considera que estas medidas han funcionado como una especie de anestesia que ha impedido que el mercado diera cuenta de la auténtica gravedad de la situación.

“Esperamos contemplar un repunte inicial en la actividad económica a medida que se relajen las medidas de distanciamiento social, pero esto no es sostenible”, advierte Richards. “Los miedos a una segunda ola se han hecho realidad en España y Australia, donde se han reimpuesto confinamientos en regiones específicas, algo que creemos que será recurrente en muchos países de aquí al final de año”. Según Richards, el problema es que el mercado está subestimando el impacto a más largo plazo de la pandemia.

En el plano empresarial, la temporada de resultados difícilmente podría haber empezado peor según Naumer. “En comparación con las recesiones pasadas, las estimaciones de beneficios según IBES nunca se habían reducido tan rápidamente como tras el estallido de la crisis del coronavirus. Es de esperar que se efectúen más revisiones a la baja para el año en curso y el próximo, aunque a un ritmo más lento”, afirma el experto de Allianz GI.

Pese a la mejora en la renta variable, las compras también se incrementaron en la renta fija durante buena parte de la semana en un síntoma de que el mercado sigue teniendo dudas y los inversores prosiguen buscando refugio. Con todo, el bund alemán, que arrancó la semana en el -0,465% la termina en el -0,447%. Por su parte, el bono español a 10 años ha pasado del 0,413% de la anterior semana al 0,41%.

El oro, valor refugio por excelencia, acaba la semana rondando los 1.810 dólares por onza desde los 1.798,7 dólares que marcó a finales de la anterior, un 0,62% más. El metal se encuentra cada vez más cerca de marcar nuevos máximos históricos. En el año 2011, alcanzó los 1900 dólares por onza en lo peor de la crisis de deuda soberana europea. Desde los mínimos de este año, el oro se revaloriza un 23,06%. 

La OPEP saca su lado más optimista

Demanda

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se mostró más optimista de cara al futuro del crudo esta semana. El cártel anticipa una fuerte recuperación de la demanda de oro negro de cara a 2021. En concreto, espera un histórico aumento de 7 millones de barriles diarios, un crecimiento a todas luces insuficiente a la hora de compensar la caída de 8,95 millones de barriles cada día que la OPEP prevé para 2020.

Recortes

En vista de la cierta normalización que ha alcanzado el mercado petrolero, la OPEP y sus aliados acordaron suavizar el ritmo de recortes de producción. A finales de agosto, la OPEP+ se abstendrá de producir 7,7 millones de barriles diarios frente a los 9,6 millones de barriles cada día que la organización ha dejado de extraer hasta el momento. El precio del barril de Brent termina la semana rondando los 43 dólares por unidad, ligeramente por debajo de los 43,24 en los que la arrancó.

Normas
Entra en El País para participar