Telefónica se alía con Slim y TIM en Brasil para comprar el negocio de móviles de Oi

Presentan una oferta conjunta por los activos en una subasta que parte de 2.435 millones

Una tienda de Oi en Brasilia (Brasil).
Una tienda de Oi en Brasilia (Brasil).

Telefónica apuesta por crecer en Brasil. La compañía que preside José María Álvarez-Pallete ha presentado una oferta vinculante para la adquisición del negocio móvil de la brasileña Oi, que se encuentra en concurso de acreedores, según ha comunicado la empresa este sábado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Telefónica, líder del mercado móvil brasileño con la marca Vivo y una cuota del 33%, se ha aliado para presentar su oferta con sus dos principales rivales en el país: la italiana TIM (con una cuota del 23,2%) y Claro, filial del gigante mexicano América Móvil (24,4% de cuota). América Móvil, controlado por Carlos Slim, es el grupo líder de las telecomunicaciones en Latinoamérica y tiene una capitalización bursátil de unos 36.700 millones de euros, un 66% más que Telefónica.

El precio mínimo para pujar por los activos móviles de Oi fue fijado el mes pasado en 15.000 millones de reales, unos 2.435 millones de euros al cambio actual, como publicó CincoDías. Las compañías no hicieron público ayer el importe de su oferta, que está sujeta al cumplimiento de ciertas condiciones en la subasta, en particular, a ser elegidos como primer licitador, con derecho a igualar la mejor oferta presentada en el proceso competitivo abierto.

La cuantía final de la oferta será a distribuir entre los tres compradores. "En caso de aceptación de la propuesta presentada y de ejecución de la operación, cada una de las partes interesadas recibirá una parte de dicho negocio", explica Telefónica.

Está previsto que los acreedores de Oi se reúnan en agosto para analizar la situación y que la subasta como tal tenga lugar en el cuarto trimestre del año. En medios locales se ha especulado con la posibilidad de que la operadora regional brasileña Algar Telecom presente su propia oferta en alianza con el fondo soberano de Singapur GIC, pero no hay ninguna confirmación al respecto y parece difícil que finalmente dé el paso.

País estratégico

Telefónica trata de avanzar en el cumplimiento del plan estratégico fijado el pasado mes de noviembre por Álvarez-Pallete. Una estrategia en la que Brasil se sitúa, junto a España, Reino Unido y Alemania, como uno de los mercados prioritarios. La crisis sanitaria y económica por el coronavirus ha golpeado duramente a Brasil y provocado el hundimiento del real. En un año el real ha bajado de 0,24 a 0,16 euros, castigando así los resultados de Telefónica y el valor de su participación del 73,68% en la filial brasileña, que se sitúa ahora en torno a los 7.700 millones de euros.

Brasil suponía en el primer trimestre aproximadamente el 20% de los ingresos consolidados del grupo y más del 25% del resultado bruto de explotación. Es el país en que Telefónica tiene un mayor número de clientes, con 93,2 millones de accesos totales, de los que 74,7 millones son líneas de móvil.

Según Telefónica, "en caso de materializarse la operación, esta transacción generará valor a través de un mayor crecimiento, eficiencias operativas y mejoras en la calidad del servicio". Asimismo, según Telefónica, "contribuirá al desarrollo y competitividad del sector brasileño de las telecomunicaciones".

Reparto de clientes

Si la oferta conjunta sale adelante, las operadoras se repartirían el negocio móvil de Oi. Lo previsible es que lo hagan de modo que las cuotas de mercado regionales y las frecuencias de espectro no superen límites que amenacen la competencia ni los límites regulatorios. Este acuerdo por el que tres competidores se reparten los activos del cuarto requerirá de la aprobación de las autoridades reguladoras y de la competencia brasileñas.

Una operación de este tipo, al incorporar clientes, espectro y activos de red, principalmente torres, reforzaría la posición de Vivo, líder del mercado móvil en Brasil, pero también la de sus competidores inmediatos. Telefónica podrá mejorar la experiencia de cliente y la calidad de servicio y, al tiempo, obtener sinergias de espectro, de eficiencia de la red y comerciales.

Fuentes del sector señalan que la consolidación del mercado brasileño es posible, pero que ninguno de los tres grandes jugadores puede hacerlo solo y que una oferta conjunta permite abordar de forma inteligente el reparto de espectro y de otros activos, como los clientes. La consolidación permitirá un entorno más racional, con mejores retornos y más recursos para invertir en mejora de las redes y calidad de servicio, según las mismas fuentes.

Reunión telemática

El consejo de administración de Telefónica Brasil ha aprobado por unanimidad la presentación de la oferta en una reunión telemática celebrada este viernes a partir de las 15.00, hora brasileña, bajo la presidencia de Eduardo Navarro y con la asistencia del director financiero y del vicepresidente de estrategia, entre otros directivos. La oferta se ha presentado a Bank of America Merrill Lynch en calidad de asesor financiero de Oi, en concurso de acreedores.

Los activos sobre los que se extiende la oferta son los derechos de uso del espectro, la base de clientes de móvil de Oi, elementos de red, entre ellos derechos de uso de inmuebles y torres y sistemas y plataformas.

Oi ha acelerado recientemente en su proceso para salir del concurso de acreedores, el mayor de la historia del país. La compañía presentó su Plan de Reorganización Judicial, en el que establecía la sostenibilidad de sus negocios, la reorganización y simplificación corporativa para ganar eficiencia y flexibilidad financiera. En dicho plan, Oi citaba los distintos activos que va a poner a la venta, entre los que figuran los vinculados a la telefonía móvil, por los que han mostrado interés de Telefónica y Telecom Italia, que van de la mano en el proyecto, con el que aspiran a reforzar sus respectivas posiciones en Brasil.

En su informe, Oi señalaba que pondría a la venta el 100% de las acciones de la compañía que detente estos activos de móvil. El proceso se lleva a cabo a través de una subasta con las mejores ofertas, con el pago de un precio mínimo de 15.000 millones de reales (algo más de 2.400 millones de euros). El importe deberá ser pagado en efectivo. La valoración estaría en línea con los precios estimados por distintos analistas. El concurso será adjudicado a la mejor oferta, si bien se abre la vía a la elección de la segunda, si no es más de un 5% inferior a la primera, y el riesgo de ejecución es menor.

En la presentación de los resultados del primer trimestre, José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, afirmó que la teleco estaba participando en el proceso. “Creemos que es muy atractivo”, dijo el directivo en la presentación de los resultados del primer trimestre. “Nos apetece muchísimo, porque nos daría otra oleada de crecimiento en un mercado como el brasileño, en el que somos líderes”, afirmó. Telefónica tiene como asesor en este proceso a Bank of America Merrill Lynch.

Brasil es el primer mercado de Telefónica en clientes, con 93,17 millones de líneas, de las que 74,74 millones son móviles. Esta posición sitúa a la compañía como primer operador nacional.

Telefónica Brasil aborda la compra con AAA brasileño

Aún es pronto para definir con detalle la estructura de la operación y cómo se financiaría, pero la solidez financiera de Telefónica Brasil, con una fuerte capacidad de generación de caja (FCF), un bajo endeudamiento y tipos de interés atractivos permiten abordar cómodamente una financiación local de la operación.

De hecho, Fitch acaba de asignar este mismo mes, por primera vez, una calificación a Telefónica Brasil/Vivo. En concreto: National Long-Term Rating ‘AAA (bra)’ con perspectiva estable. La agencia justifica su calificación en un modelo de negocio sólido, su posición de liderazgo en el mercado de telecomunicaciones brasileño y un perfil financiero caracterizado por sólida liquidez y bajo apalancamiento.

Esa triple A, sin embargo, lo es solo en la escala nacional. De hecho, en su informe, Fitch señala que el perfil de crédito de la propia Telefónica, con una calificación BBB, es mejor que el de Telefónica Brasil. La filial tiene una solvencia comparable, según Fitch, a la de las empresas Localiza Rent a Car o Ache Laboratorios, que son los ejemplos que cita en su informe.

Normas
Entra en El País para participar