El Ibex cae un 0,17% con el bono en niveles de marzo

El euro cotiza ligeramente al alza tras el BCE

Ibex 35
Una pantalla muestra un gráfico con la evolución del Ibex EFE

Las dudas regresan al mercado. Solo un día después de que las esperanzas depositadas en los avances científicos en la lucha contra el virus inundaran de alegría las Bolsas, hoy la volatilidad regresa al mercado. Ni la reunión de política monetaria del BCE ni la mejora de la economía China en el segundo trimestre parecen ser suficientes para prolongar la tendencia alcista. Aunque Christine Lagarde no ha logrado despertar el entusiasmo entre los inversores, la decisión de mantener las medidas de apoyo a la economía han sido suficientes para suavizar las pérdidas. El Ibex 35 que ha llegado a caer un 0,8% concluye la jornada con un descenso del 0,17%, en línea con las principales Bolsas europeas.

Más acusados fueron los descensos del resto de Bolsas europeas. El Dax alemán retrocedió un 0,43%; el Cac francés, un 0,46% y el FTSE británico, un 0,67%. Solo el Mib italiano escapó a corriente bajista con un alza del 0,37%. Al otro lado del Atlántico también se sucedieron las caídas en una sesión en la que se ha conocido que el paro semanal de EE UU ha vuelto a repuntar. Las peticiones semanales han subido en 1,3 millones, por encima de los 1,25 millones que esperaban los analistas. El aumento en el número de contagios y la implantación de nuevas restricciones en los estados más afectados empieza a sentirse en los indicadores. El mercado laboral es uno de los más sensibles a esta situación y también uno de los que más preocupa a la Reserva Federal. Al cierre el Dow Jones cedió un 0,5%; el S&P 500, un 0,37% y el Nasdaq un 0,8%.

Después de la batería de medidas puestas en marcha por la institución para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia, Lagarde ha optado esta vez por esperar a ver el efecto que están estas iniciativas en la economía antes de mover ficha. Pero el simple hecho de reafirmar que mantendrá el programa de compra de deuda frente a la pandemia hasta mediados de 2021 ha sido suficiente para acelerar la caída de las rentabilidades en el mercado de deuda. La renta fija es el activo más sensible y esto ha vuelto a constantarse.

La rentabilidad del bono español, que durante la rueda de prensa del BCE llegó a caer al 0,39%, concluye la jornada en el 0,4% frente al 0,42% previo. Estos descensos se trasladan también a la deuda italiana donde el bono a diez años cae al 1,18%, niveles del pasado 11 de marzo antes de que la expansión del coronavirus por el Viejo Continente llevara a los estados a paralizar las economías. Estas caídas no fueron suficientes para auspiciar nuevos recortes en las primas de riesgo. La española se mantuvo sin cambios en los 86 puntos básicos mientras la italiana bajó uno, hasta los 165.

De regreso a la Bolsa española las caídas corrieron a cargo de valores cíclicos con las firmas de corte turístico a la cabeza. Amadeus bajó un 3,91% e IAG, un 2,7%. Junto a estas también destacaron los recortes de Indra (-2,99%), ACS (-2,27%) y Sabadell (-1,94%). Bankinter (-0,77%), CaixaBank (-0,34%) y Santander (-0,29%) fueron los otros representantes del sector bancario que sucumbieron a las pérdidas. En el lado opuesto se situaron Acciona, con un alza del 5,55%, Cellnex (2,69%) y Bankia (1,83%).

Hoy, además, el Tesoro Público ha colocado 5.966,29 millones de euros en una subasta en la que ofreció Bonos a 5 años y Obligaciones del Estado a 10, 15 y 30 años. El objetivo que se había marcado el Tesoro para esta subasta oscilaba entre 5.000 y 6.000 millones, por lo que fue duplicado por la demanda de los inversores al alcanzar los 12.107,29 millones de euros.

En el mercado de divisas el euro se mantuvo estable en los 1,1418 dólares.

Normas
Entra en El País para participar