Banca

Bankia da un giro a la retribución variable de la plantilla

Unifica la aportación a la previsión social complementaria, con revalorización fija del 0,35% y elimina la calificación del jefe como parte del salario variable

Fachada de una oficina de Bankia
Fachada de una oficina de Bankia Europa Press

Casi una década después de la creación de Bankia, entidad resultante de la fusión de Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caja de Ávila, Caixa Laietana, Caja Segovia y Caja Rioja, a la que se unió en 2019 también BMN, la firma ha conseguido unificar los beneficios sociales de las plantillas provenientes de las diferentes antiguas cajas.

Prácticamente todos los sindicatos con presencia en Bankia, con el 92,3% de representación, firmarán hoy un acuerdo para homologar las condiciones de estas plantillas. Además, se dará un vuelco a los horarios, con una mayor flexibilidad, y se incluirá en el convenio de empresa, lo que hasta ahora se firmaba como jornadas singulares, como avanzó ayer este periódico. También se ha duplicado el radio de movilidad geográfica, al pasar de los 25 kilómetros a los 50, aunque Bankia reclamaba 75. De cualquier forma, se han fijado limitaciones para enviar a un trabajador a una oficina a 50 kilómetros de su residencia.

El acuerdo supondrá un giro en la retribución variable de la plantilla, aunque no en la fija, algo que la dirección quería cambiar, pero al final se ha dejado a expensas de lo que se apruebe en el convenio colectivo de ahorro, que ahora negocian las antiguas cajas.

En la retribución variable se ha eliminado una de las patas que la componían, la nota u opinión del superior del empleado para sumar puntos para esta parte salarial. Los sindicatos consideran que esta puntuación es muy subjetiva, razón por la que debía eliminarse, lo que se hará a partir de enero de 2021.

De esta forma, la retribución variable estará compuesta, a partir del próximo año, por los objetivos de rentabilidad y beneficios que consiga Bankia, y que ponderará un 20%, mientras que el 80% estará referenciada a objetivos individuales. Eso sí, estos son los máximos, ya que dependerá de las funciones de cada empleado. Así, en el caso de un gestor de productos el máximo que puntúan los objetivos individuales será un 70%, en el caso de un director de oficina se eleva al 80%, pero para un comercial o técnico de servicios centrales será del 30%.

Otro punto a destacar del acuerdo es el mencionado sobre la armonización de la previsión social complementaria. Así, se incluye a la plantilla procedente de BMN y a sus familiares en la póliza de salud que tienen el resto de los empleados de Bankia. Se unifica el sistema de revisión de los compromisos por pensiones definida. De esta forma, se establece un sistema de aportación constante a un tipo fijo anual de 0,35%, aplicable a partir de enero.

Hasta ahora, cada antigua caja que forma Bankia aplicaba distintos sistemas vinculados al IPC, o al convenio colectivo, entre otros, con mayor o menor aportación dependiendo de las épocas y medidas. Con el nuevo sistema fijo la entidad elimina incertidumbres futuras al calcular cada año lo que debe incluir en este concepto, sin error, explican fuentes financieras. En la actualidad, Bankia cuenta con un colectivo de 3.000 pensionistas, la mayoría con pensiones causadas antes de 1998.

También se homologa la cobertura de los beneficiarios de los planes de pensiones, se unifican las bases técnicas y se fija un compromiso de la entidad para que en el primer trimestre de 2021 se inicie un proceso de negociación para la armonización del plan de pensiones de toda la plantilla.

La entidad también se ha comprometido a abordar la retribución flexible y el teletrabajo cuando el Gobierno tenga una legislación sobre ello. La desconexión digital también se ha abordado en el acuerdo, cuyas negociaciones han coincidido con las del convenio colectivo, en el que Bankia y CaixaBank tienen un gran peso.

Normas
Entra en El País para participar