Garrigues factura más de 380 millones gracias al impulso en América Latina

El grupo consolidado logró un beneficio de 3,7 millones en 2019

Fernando Vives, presidente ejecutivo de Garrigues.
Fernando Vives, presidente ejecutivo de Garrigues.

Garrigues continúa cosechando el éxito de su proceso de internacionalización. Las oficinas latinoamericanas del bufete de abogados aumentaron un 22,8% su facturación en 2019. El grupo opera en 13 países. Gracias a ello, el despacho, que incluye J&A Garrigues y la división de Portugal, logró incrementar un 4,6% su cifra de negocio global en 2019 en comparación con el ejercicio precedente, hasta alcanzar los 381,4 millones de euros, según las cuentas recién depositadas en el Registro Mercantil. Esa cifra incluye 24,4 millones de sociedades que no consolidan en el grupo, principalmente la firma portuguesa del grupo.

El beneficio de la sociedad matriz (J&A Garrigues) fue de 2,79 millones de euros (+6,08%), mientras que el del grupo consolidado se situó en 3,72 millones (-4,2%). Garrigues modificó el año pasado sus estatutos para reconocer a J&A Garrigues como sociedad holding del grupo.

De su lado, Garrigues Portugal, que no consolida en el grupo, ganó 1,9 millones. En total, el agregado fue de 5,6 millones de euros. El despacho ejecutó el 20 de febrero el aumento de capital social que acordó en octubre de 2019 en junta extraordinaria, con ocasión de la promoción de nuevos socios. Ahora se sitúa en 9,5 millones de euros.

Además, la compañía vendió a Permira una participación mayoritaria del Centro Europeo de Estudios y Formación Empresarial Garrigues, manteniendo el 20%.

Dividendo

La compañía acordó retribuir a los socios con el reparto de 2,78 millones de euros en dividendos, lo que supone un aumento del 5,7% respecto al ejercicio precedente. La firma que preside Fernando Vives terminó el ejercicio con una plantilla de 1.801 trabajadores, además de 313 socios.

El despacho destaca que en 2019 tuvo un crecimiento “muy sólido”. “La fuerte implantación del despacho tanto por territorios, cuya expansión continúa dentro de la estrategia de internacionalización, como en los diferentes sectores de actividad y áreas de especialización, constituye un valor importantísimo para hacer frente a los cambios que se están produciendo en el sector legal”, subraya.

El número de clientes con el que trabaja desde hace cinco años ronda los 3.700. En España, por ejemplo, el 82,9% de las empresas del Ibex 35 es cliente del bufete. Garrigues comenzó en 2019 la transformación del despacho hacia un entorno de trabajo digital, con herramientas que buscan implementar una mayor colaboración, agilidad y eficiencia, bajo el proyecto denominado GarriguesNeT.

La firma dotó una provisión a largo plazo el año pasado de 16,2 millones de euros para proyectos de innovación y digitalización. Para el conjunto de año 2020, a pesar de la crisis generada por el Covid-19, el bufete no se plantea grandes cambios en su estrategia. “Nuestros ejes siguen siendo internacionalización, digitalización y sostenibilidad. En la anterior crisis ya se vio la importancia de la solidez y la solvencia; de nada sirve crecer sin bases sólidas”, aseguró Vives durante en la última edición del Legal Management Forum, de Wolters Kluwer. El bufete está recuperando el trabajo presencial de forma paulatina y por turnos.

 

Primero en el ranking en España

Los ingresos globales (dentro y fuera de España) de Garrigues le permitieron ser en 2019 el primer despacho de España por facturación, y también de la Europa Continental. La distancia con Cuatrecasas, no obstante, es cada vez menor. La firma que dirige Jorge Badía, que cosechó su mejor dato en 12 años, creció a doble dígito por segundo ejercicio consecutivo, lo que le situó en facturación global a solo 65 millones de Garrigues. En tercera y cuarta posición, Uría Menéndez y la firma legal de PwC, informa Wolters Kluwer.

Normas
Entra en El País para participar