Apoyo público

Globalia negocia el salvavidas del Estado para una de sus marcas mediante préstamo participativo

El grupo es candidato al fondo de 10.000 millones para sostener empresas viables. La conversión de deuda en capital sería solo en caso de impago

Javier Hidalgo
Javier Hidalgo

Una de las mayores referencias del sector turístico español, el grupo Globalia, se ha convertido en candidato al primer rescate empresarial en España en la presente crisis. La propietaria de Air Europa, Halcón Viajes o de la cadena de hoteles Be Live, está tratando con el Gobierno una ayuda económica que refuerce su liquidez ante la amenaza del coronavirus. La clave, según fuentes cercanas a las conversaciones, reside en que el Estado se mantenga al margen del capital de la compañía, en pleno proceso de venta de la citada Air Europa a Iberia.

Por ello, una de las opciones es que sea una de las marcas y no el holding quien reciba el salvavidas. Además del receptor de la ayuda, está en estudio el modelo, con el préstamo participativo como una de las opciones con mayores posibilidades.

El Ejecutivo habría ofrecido el respaldo del fondo de rescate, dotado con 10.000 millones de euros, en busca de sostener a Globalia mientras se reactiva el turismo y vuelve la demanda de viajes. Las fuentes consultadas explican que el préstamo solicitado por la empresa de la familia Hidalgo no sería de enorme volumen ante la obligatoriedad de reembolso y el riesgo de su conversión en capital.

Globalia gestiona por tradición la caja del resto de los negocios, incluida Air Europa. La desaparición de la demanda, tanto de vuelos como de reservas hoteleras desde el pasado mes de marzo, ha estresado al máximo la situación financiera de una compañía que espera fuertes pérdidas este año a pesar de haber articulado un programa de recorte de gastos en todas las divisiones.

Línea roja

El viernes El Confidencial adelantó la existencia de contactos y la resistencia de la familia Hidalgo a que parte de Globalia vaya a manos del Estado. La prioridad del grupo familiar es mantener la propiedad y la gestión en un momento en que trata de cerrar la mayor desinversión de su historia.

Ese movimiento, acordado el pasado mes de octubre con Iberia en 1.000 millones en metálico, también se ha visto afectado por la crisis. Ni Air Europa ni la situación del mercado son las mismas que a finales de 2019, ante lo que Iberia trata de renegociar el precio y condiciones de la transacción por una causa de fuerza mayor contemplada en el contrato.

Los Hidalgo han tenido como mayor desafío mantener viva a Air Europa durante esta crisis, apoyándose en crédito por unos 160 millones con aval del ICO. Además de este balón de liquidez, Air Europa y el resto de filiales de Globalia han aprovechado la figura de los ERTE por fuerza mayor para aletargarse en estos primeros meses de crisis. La compañía aérea, que ha tenido al 90% de la plantilla en casa, vuelve en estos días a las operaciones.

Juan José Hidalgo fue taxativo en la cumbre empresarial celebrada días atrás por la CEOE al señalar que el sector turístico iba a “durar un telediario” si no se articulaban ayudas. El salvavidas parece en camino.

 

Conversión de deuda en capital solo en caso de impago

Juan José Hidalgo y su hijo Javier están tratando de convencer al Ejecutivo de que la intervención del fondo de rescate para empresas con viabilidad no afecte, de entrada, a la estructura de capital de las compañías. La conversión de deuda se produciría solo en caso de impago.

Fuentes financieras apuntan que Globalia podría precisar entre 200 y 250 millones para atender su estructura de costes fijos una vez que Air Europa cuenta ya con una primera vacuna antivirus proporcionada con garantía del ICO. La compañía ha eludido hacer comentarios sobre el acercamiento al Gobierno y las cifras que están sobre la mesa.

Normas
Entra en El País para participar