Justicia

La justicia británica no ve probado que Fridman participara en una trama para hacer presidente a Trump

El dueño de Dia aparecía en el llamado Dossier Steele, que describía supuestas injerencias rusas en las elecciones de 2016

El empresario ruso Mijail Fridman.
El empresario ruso Mijail Fridman.

La justicia británica ha dado la razón al empresario ruso y propietario de Dia, Mijail Fridman, frente a las acusaciones de haber participado en una supuesta trama rusa que interfirió durante las elecciones estadounidenses 2016 para favorecer la victoria de Donald Trump.

El juez Mark Warby ha exonerado a Fridman y a otros dos empresarios rusos, Petr Aven y German Khan, de las acusaciones que aparecían contra ellos en el llamado Dossier Steele, una investigación privada firmada por un antiguo miembro de los servicios secretos británico, Christopher Steele, que describía los supuestos vínculos entre el gobierno y a oligarquía rusas y la candidatura de Trump, y que fue filtrado y publicado por diversos medios estadounidenses.

En concreto, Fridman aparecía como uno de los vínculos financieros al ser fundador y propietario, junto a Aven y Khan, de Alfa Bank, uno de los principales bancos de Rusia.

El dossier describía que estos entregaron grandes cantidades de “dinero ilícito” a Vladimir Putin durante los años 90. Sin embargo, el juez sentenció, según se conoció hoy, que el dossier no llevó a cabo los pasos razonables para “verificar las acusaciones”. Además, condena a Orbis Business Intelligence, la empresa de Steele responsable del informe y demandada por Fridman, a pagar a cada uno de los tres empresarios una indemnización de 18.000 libras, unos 20.000 euros al cambio actual. “No hay nada que arroje dudas sobre el papel del sr. Fridman en este tema”, dice la sentencia según reflejó la agencia Bloomberg.

El magnate ruso declaró en un comunicado publicado por la misma agencia que “desde que estas odiosas acusaciones se hicieron públicas en enero de 2017, mis socios y yo nos hemos mantenido decididos en nuestra determinación de demostrar que no son ciertas y a través de este caso lo hemos logrado”.

Steele tiene otra demanda abierta por otro empresario ruso también relacionado con la victoria de Trump, Aleksej Gubarev, dueño de una empresa tecnológica rusa mencionada en el informe.

Normas
Entra en El País para participar