Cataluña obligará el uso de mascarilla en espacios públicos aunque se pueda mantener la distancia de seguridad

La consellera de Salud ha asegurado que ampliará la medida a todo el territorio ante el riesgo del aumento de los casos positivos con coronavirus

La decisión final la tomará la Generalitat este miércoles

Un Mosso d'Esquadra controla el acceso a la A2 dirección Barcelona en Lleida, capital de la comarca del Segrià, en Lleida, Catalunya (España).
Un Mosso d'Esquadra controla el acceso a la A2 dirección Barcelona en Lleida, capital de la comarca del Segrià, en Lleida, Catalunya (España). Europa Press

La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha propuesto este martes al Govern que se apruebe la obligatoriedad del uso de mascarillas en el espacio público en toda Cataluña, se cumpla o no la distancia de seguridad. Así lo ha asegurado Vergés en una entrevista en RAC1 y ha añadido que ha compartirá esta propuesta al resto de consellers para que se establezca en una resolución, cuyo incumplimiento llevaría a la imposición de sanciones. "Queremos introducir este mecanismo de protección como norma general en todas partes, se pueda mantener distancia o no se pueda mantener distancia", ha dicho Vergés, que prevé en los próximos días un aumento importante de casos de coronavirus en el Segrià (Lleida), donde la situación es "delicada".

La portavoz del Govern, Meritxell Budó, por su parte, ha confirmado que tomará la decisión este miércoles aunque ya este martes ha confirmado la necesidad de reforzar el uso de mascarillas. “El virus sigue entre nosotros y tenemos que ser conscientes de que tenemos que usar otro tipo de barreras mientras no tengamos una vacuna. Si hacemos obligatorio el uso de mascarillas, garantizamos esta barrera a la propagación del virus".

Por ahora, la obligación de utilizar mascarilla solo se aplica en la comarca leridana, donde más de 200.000 vecinos continúan confinados desde el sábado por 14 brotes localizados en la región. Este martes, se han sumado 74 nuevos positivos en las últimas 24 horas, lo que eleva a más de 500 los contagios, según datos de la Generalitat. Esta elevada incidencia se ha traducido en un aumento de la presión asistencial sobre el mayor hospital de la ciudad, el Arnau de Vilanova, que ha decidido abrir una segunda planta para atender a los enfermos. Según datos ofrecidos este lunes por el Ejecutivo regional, 57 personas permanecen ingresadas en los hospitales de la ciudad, ocho de ellas en la UCI. No obstante, Batet ha descartado, de momento, imponer medidas de confinamiento domiciliario.

Además, Salut estudia posibles nuevos brotes en dos 'casals' (actividades infantiles de verano) de los municipios de Tàrrega y Albesa, en el área sanitaria de Lleida, tras detectar dos casos positivos en dos monitoras tras someterse a pruebas PCR.

El brote de Lleida es uno de los que más preocupan, aunque los focos afectan a prácticamente todo el país, con 60 en 15 autonomías. Solo quedan fuera La Rioja, Asturias, Ceuta y Melilla. Uno de los últimos en localizarse ha sido el de Ordizia (Guipúzcoa). Este martes se han detectado 14 nuevos positivos, lo que hace un total de 30 las personas infectadas. El Gobierno de Euskadi sospecha que su origen podría ser importado del brote de Lleida, aunque las autoridades sanitarias siguen haciendo test PCR para seguir analizando todos los datos. En cualquier caso, el municipio ya ha tomado medidas preventivas como el cierre de parques, del polideportivo o la biblioteca.

La Generalitat no es el único Ejecutivo regional en tomar medidas de aislamiento perimetral. La Xunta mantiene a 71.000 vecinos que viven en 14 municipio de la comarca de A Mariña en Lugo confinados desde el domingo por un brote que acumula ya 131 positivos. La medida se levantará el próximo sábado, un día antes de que se celebren las elecciones autonómicas de la región. El presidente de la Xunta y candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo, ha afirmado que el brote remite aunque de forma muy leve, ya que de las pruebas realizadas el lunes resultaron positivas "el 4,5%" cuando hace tres días eran el "20,5%", aunque ha insistido en pedir cautela y prudencia. La Xunta estudia abrir parte de A Mariña y hacer confinamientos más selectivos para mantener aislados solo a los tres ayuntamientos más afectados: Burela, Foz y Xove, que acumulan el 90% de los casos.

Tras formaciones como el BNG propusiesen suspender los comicios en la comarca, Feijóo ha asegurado que la jornada electoral se mantiene "sin ningún tipo de modificación". La Junta Electoral de Galicia sostiene, en una resolución de este martes, que "no entiende afectadas las condiciones del proceso electoral" en la comarca de A Mariña, "a salvo de lo que pueda acordarse, si es el caso, por las autoridades sanitarias".

Andalucía, por su parte, es la Comunidad Autónoma que más brotes mantiene activos, en total los focos son ya 15, dos más que este lunes, con un total de cerca de 300 positivos. Los dos últimos han sido localizados en Granada y en Almería. El primero, por un velatorio "multitudinario" celebrado en la localidad granadina de Belicena, según ha informado la Junta de Andalucía, que ya cuenta con seis casos activos. Además, se ha confirmado otro con cuatro infectados en el municipio almeriense de Adra vinculado a un empresario agrícola.

Normas
Entra en El País para participar