Tecnología

Reino Unido planea eliminar a Huawei de su red 5G y Francia la restringirá fuertemente

La compañía sufre la presión de EE UU, que en mayo le impuso nuevas sanciones que han llevado a estos países a tomar medidas drásticas. India también podría prohibir su tecnología.

Un hombre se protege con una mascarilla en una tienda de Huawei en Shanghai.
Un hombre se protege con una mascarilla en una tienda de Huawei en Shanghai.

Sombrío escenario para Huawei y su tecnología 5G. El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, estaría listo para comenzar a eliminar gradualmente el uso de la tecnología de la compañía china para la red 5G del país este mismo año, según avanzó este domingo The Telegraph. De confirmarse, se produciría un cambio en la política de telecomunicaciones del país anunciada el pasado enero por el primer ministro. Entonces Johnson aseguró que permitiría a Huawei desempañar un papel "limitado" en la red 5G del Reino Unido.

De confirmarse, se produciría un cambio en la política de telecomunicaciones anunciada por el Gobierno británico el pasado enero. Entonces dijo que permitiría a Huawei desempañar un papel “limitado” en la red 5G del Reino Unido. El gigante tecnológico chino podría participar en la infraestructura 5G, aunque quedaba excluida de sus elementos críticos. Tal postura le valió a Johnson un enfrentamiento con el presidente de EE UU, Donald Trump, que exigía la prohibición total de Huawei.

Esa decisión del Reino Unido de permitir a Huawei participar en el despliegue de su red 5G “no está escrita en piedra” y “está siendo revisada tras las nuevas sanciones de EE UU anunciadas en mayo”, según indicó este lunes el ministro Oliver Dowden, a cargo del sector Digital, Cultura, Medios y Deporte. En declaraciones a Sky News, Dowden precisó que esas sanciones, diseñadas para restringir la capacidad de Huawei para obtener microchips avanzados para equipos 5G (ya que no puede usar tecnologías basadas en patentes estadounidenses), pueden tener un impacto significativo en “la confiabilidad del proveedor”.

Dowden añadió que los funcionarios están examinando el citado informe antes de asesorar al primer ministro, pero se sospecha que el Centro Nacional de Ciberseguridad ha dicho que ya no puede garantizar la seguridad de los productos de Huawei debido a las nuevas sanciones de EE UU. Se espera que Johnson comunique la prohibición antes de que acabe este mes.

La reacción de Huawei no se ha hecho esperar. Víctor Zhang, vicepresidente de Huawei en Reino Unido, ha asegurado que están trabajando en estrecha colaboración con sus clientes "para encontrar formas de gestionar las restricciones que propone EE UU de modo que Reino Unido pueda mantener su liderazgo actual en 5G. Como siempre, permanecemos abiertos a dialogar con el Gobierno". El directivo añadió que creen que "es demasiado pronto para determinar el impacto de las restricciones propuestas. Unas restricciones que, además, no tienen que ver con la seguridad, sino con la posición de mercado".

El jefe de medios internacionales de Huawei, Paul Harrison, fue mucho más crítico ante la situación y señaló en Twitter que "EE UU debería respetar que Reino Unido pueda elegir su propia estrategia de telecomunicaciones tras el Brexit". "¿El Parlamento Europeo ha sido reemplazado por la Casa Blanca?", se preguntó el ejecutivo, que cree que lo único que persigue EE UU es lograr el liderazgo en tecnología 5G que hoy tiene China.

The Telegraph indicó que el informe británico llega mientras Johnson enfrenta su mayor oposición en el Parlamento hasta el momento, con miembros conservadores que amenazan con una "insurgencia" parlamentaria si el Gobierno británico no adopta una postura más dura sobre Huawei y China. Los funcionarios británicos también estarían examinando los equipos de Huawei instalados en otras infraestructuras fuera del 5G.

Si finalmente se anuncia este plan de eliminación gradual de Huawei, el Reino Unido se unirá a otros países que han dejado de lado a los proveedores chinos de equipos de telecomunicaciones por cuestiones de seguridad, después de que EE UU les haya acusado de mantener "estrechos vínculos con el gobierno y el aparato militar chino". Junto con los EE UU, Singapur, Australia, Nueva Zelanda, Japón y Taiwán también han mantenido a Huawei fuera del despliegue del 5G.

Aunque los equipos de Huawei son más baratos que las de sus homólogos extranjeros, según múltiples informes, las preocupaciones sobre las puertas traseras de seguridad y las presiones cada vez más fuertes por parte de EE UU, han hecho que muchos gobiernos no contemplen su instalación.

El vicepresidente de Huawei en Reino Unido ha insistido en que "todos nuestros productos y soluciones líderes a nivel mundial utilizan tecnología y componentes sobre los cuales el gobierno de Reino Unido realiza una estricta supervisión. Nuestra tecnología ya se utiliza de forma extensiva en las redes 5G en todo el país y ha ayudado a conectar a las personas durante el confinamiento".

Más restricciones también en Francia

Además del Reino Unido, Francia también cuestiona en Europa a Huawei. Según recoge el diario económico Les Echos este lunes, el país restringirá fuertemente la utilización por parte de los operadores de los equipos de Huawei en el despliegue de las redes de móviles 5G por razones de soberanía y de independencia. Y, aunque el director general de la Agencia Nacional de la Seguridad de los Sistemas de Información (Anssi), Guillaume Poupard, puntualizó al citado periódico que "no habrá una prohibición total" para Huawei, sí ha explicado que van a apremiar a las telecos que no utilizan los equipos del grupo chino a que no recurran a él en el futuro. En cuanto a los que ya tienen material de Huawei en sus redes, recibirán autorizaciones de "entre tres y ocho años".

Poupard insistió en que no es un ataque contra uno u otro fabricante, sino que "la cuestión es solo de soberanía", porque los fabricantes "no son iguales" y no hay los mismos riesgos cuando se habla de los chinos o los estadounidenses. El responsable de Anssi ha añadido que no hay ningún racismo antichino en esa decisión, sino que "el riesgo no es el mismo con fabricantes europeos y con no europeos". Así, ha confirmado que los operadores europeos Nokia y Ericsson no serán objeto de prohibiciones.

En Francia, los operadores Bouygues Telecom y SFR tienen ya en sus redes equipamientos de Huawei y las limitaciones temporales de las autorizaciones para el material de ese fabricante, que exigirá una renovación dentro de unos años puede plantear problemas de rentabilidad. Ambos han advertido de que pedirán una compensación al Estado si se restringe el uso de los equipos del grupo chino, informa Efe.

Para Poupard, lo que se hará con el 5G en Francia es "un compromiso" entre el desarrollo de estas redes en "condiciones económicas aceptables para los operadores y también soberanas, que nos permitan no ser dependientes de tal o cual fabricante o país".

Otro país que también podría sumarse a las restricciones o prohibición del uso de los equipos de Huawei para las redes 5G es India. El gobierno de este país anunció la semana pasada la prohibición de 59 aplicaciones chinas, entre ellas TikTok, y vive crecientes tensiones fronterizas con China. El Gobierno indio ya ha ordenado a las empresas estatales de telecomunicaciones BSNL y MTNL que abandonen el equipo chino de sus planes de actualización 4G.

Normas
Entra en El País para participar