Transporte

Saerco y Ferronats se reparten el control de torre en 12 aeropuertos de Aena por 102 millones

La filial de Ferrovial se lleva un lote por 43 millones, mientras Saerco se impone en dos, totalizando 58 millones

Una controladora en el aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez.
Una controladora en el aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez.

Aena ha adjudicado el control de torre en 12 de sus aeropuertos por 101,9 millones de euros, con un primer lote (Alicante, Valencia, Ibiza y Sabadell) que ha ido a manos de Ferronats y un segundo (Vigo, Jerez, Sevilla, A Coruña, Cuatro Vientos) y tercero (La Palma, Fuerteventura y Lanzarote) que han sido confiados a Saerco. El contrato de la filial de Ferrovial asciende a 43 millones, mientras que Saerco ofertó 35,5 millones por su primer lote y 22,8 millones por el segundo, totalizando 58 millones de euros.

Saerco avanza, por tanto, frente a Ferronats. Donde Saerco gestionaba exclusivamente los tres aeropuertos canarios, ha conseguido ahora arrebatar todo el segundo lote a Ferronats.

El periodo de adjudicación de los contratos es de siete años, tras lo que Aena se reserva la posibilidad de activar hasta tres prórrogas anuales. Las labores que prestarán ambos proveedores privados son conocidos como control de torre o servicios de tránsito aéreo de aeródromo (ATS, por sus siglas en inglés).

Los contratos vigentes en la docena de aeropuertos vencían entre noviembre de este año y enero de 2022, según ha informado Aena. Como primera experiencia, en 2011 se licitaron los servicios de 12 torres y en otros seis aeropuertos con tráfico poco complejo salieron a concurso servicios AFIS (operadores que ofrecen solo información y alerta, quedando en manos del piloto del avión la responsabilidad de mantener la distancia de seguridad en base a la información recibida).

Ferronats y Saerco vuelven a ser las encargadas de ordenar el tráfico de aviones en los citados aeropuertos y autorizar los despegues y aterrizajes, ocupándose tanto de la fase final de descenso como de la inicial de despegue de las aeronaves, así como de los movimientos en tierra.

Estas adjudicaciones se producen en el marco de la liberalización del control de torre y los proveedores deben contar con certificados como proveedores de servicios de tránsito aéreo por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) u otro supervisor de países miembros de la UE.

Mayor eficiencia

Aena ha explicado a través de un comunicado que la liberalización del control de torre forma parte de la reestructuración realizada en el área de navegación aérea “con el objetivo de mantener la calidad del servicio mejorando su eficiencia”, tal y como fijó la Orden Ministerial aprobada por el Ministerio de Fomento en diciembre de 2010.

Tras la irrupción de competencia en el control, Aena afirma que se ha producido una mejora en la eficiencia, tanto técnica como económica, en la que se prestan estos servicios, conforme a los objetivos de la Comisión Europea.

“Con la entrada de proveedores públicos y privados de servicios de control de torre se contribuyó a aumentar la competitividad del transporte aéreo español. Este proceso ha sido una referencia de éxito internacional”, afirma la compañía pública.

La CNMC, por su parte, ha criticado en diversos informes que la liberalización de esta actividad está estancada y existen barreras para nuevos entrantes. Hasta el citado 2010 Aena prestó en monopolio el control en aeródromo, aproximación y ruta. Y fue a partir de ese año, con la Ley 9/2010, cuando se permitió la competencia en los servicios de tránsito por el aeródromo y la formación a controladores. Esa norma deja en manos de la pública Enaire, en exclusividad, el control de aproximación y ruta (fase de crucero del vuelo).

Normas
Entra en El País para participar