Mercados

El Covid-19 se ensañará con América Latina

Los expertos esperan que la recesión se prolongue más tiempo en esta región a falta de soluciones sanitarias y de gobiernos eficientes

Un hombre camina con sus pertenencias frente a una mujer protegida con traje de bioseguridad el pasado martes en el Centro Histórico de la Ciudad de México (México).
Un hombre camina con sus pertenencias frente a una mujer protegida con traje de bioseguridad el pasado martes en el Centro Histórico de la Ciudad de México (México). EFE

En ese viaje de Este a Oeste del virus Covid-19, Latinoamérica aparece ahora como la región más afectada y, lo que es peor, los expertos avisan de que las cosas no se están haciendo bien. En la base del parón económico y su traslación a los mercados de acciones, bonos y divisas, está el problema sanitario. Y en México, Brasil, Perú, Colombia, Chile, Argentina… esa famosa curva de contagios está lejos doblegarse.

Es curioso que el banco Credit Suisse dedique un informe entero del pasado mes de junio a la situación sanitaria: ni una palabra de mercados. “El IHME (Institute for Health and Evaluation) proyecta que las muertes en Argentina, Brasil, Chile y México aumenten un promedio del 429% entre principios de junio y principios de agosto. Somos pesimistas sobre las perspectivas de recuperación de la región en al menos el próximo trimestre. Los esfuerzos renovados de bloqueo infligirían daño a cada economía similar al observado en los últimos tres meses”.

En las recientes estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), México con un -10,15% y Brasil con un -9,1% de evolución del Producto Interior Bruto figuran entre los más castigados del mundo para este 2020 por el Covid-19. Y eso que Alejandro Arévalo, gestor de renta fija de países emergentes de la gestora Jupiter AM considera que tanto la recuperación parcial en el precio del petróleo como el fin de la histórica salida de capitales de Latinoamérica vivida en marzo, son elementos para plantearse volver a la región de forma selectiva. Una zona muy dependiente de la evolución del precio de las materias primas. Y lamenta la falta de reacción de los mandatarios.

Así, las devaluaciones de las monedas de un 35% en el caso del real brasileño y del 22% del peso mexicano frente al dólar son también elementos favorables para las exportaciones de sus empresas, aunque las previsiones de que mejoren sus divisas se complican si la situación sanitaria sigue sin resolverse. Una segunda oleada fuerte del Covid-19 llevaría al dinero a buscar refugio en monedas fuertes.

La previsión de Kim Catechis, responsable de estrategia de inversión de Martin Currie (Legg Mason), es demoledora. “La región está económicamente apagada. Los déficits presupuestarios empeoran y la deuda se incrementa. Sin una solución para la pandemia, no es posible que el 50% de la economía vuelva a arrancar, y la recesión seguirá siendo más profunda durante más tiempo”. Morosidad, intervención de bancos, cierre de empresas y más problemas completan esta visión. Y añade: “No es coincidencia que seis de las diez divisas con un comportamiento más débil en el año pertenezcan a esta región. Ningún país inspira confianza en una eventual reanimación económica, porque los inversores consideran que la recesión será más aguda y durará más tiempo”, concluye.

Una lentitud en la recuperación que también comparten los analistas de BBVA en un reciente informe sobre México: “La recuperación prevista para el PIB muestra que no sería en forma de V ni de U sino que se asemejaría más al símbolo de una raíz cuadrada. Estimamos que dicho efecto sobre el PIB del segundo trimestre de 2020 será de -10,8% y -16,0% respecto al primer trimestre del año bajo nuestros escenarios base y adverso, respectivamente”. Desde Barclays indican en un reciente informe que “la alta exposición al turismo y a las cadenas de suministro globales, los aislamientos tardíos y demasiado flexibles en las mayores economías de la región, la débil gobernanza, los frágiles sistemas sanitarios así como las perspectivas negativas sobre el precio del petróleo y otros productos, han hecho de esta región una de las más expuestas al Covid-19”.

Tampoco sale bien parada Latinoamérica en comparación con otras economías emergentes como las asiáticas, más habituadas a este tipo de pandemias. Irina Topa-Serry, economista principal de mercados emergentes de AXA IM apunta que esta región sufrirá una recesión más profunda y una recuperación más lenta dentro del universo de mercados emergentes, ya que venía de luchar con un bajo crecimiento, así como tensiones sociales y políticas prolongadas. Con esa visión coincide Tom Ross, gestor de renta fija de Janus Henderson que tiene una posición neutral o de infraponderar sobre estos países en sus carteras, en favor de otros emergentes como China. “Necesitan defender sus monedas y estos países no tienen la misma capacidad de administrar o estimular sus economías como los países de mercados desarrollados u otros emergentes como China”, explica.

A la hora de invertir, los expertos encuentran dificultades, aunque, como apunta desde Londres Alejandro Arévalo, una de las ventajas de la región es la diversidad de países y compañías. “Tenemos exposición en exportadoras de proteínas en Brasil, beneficiadas por una moneda débil, mientras que sus ventas se realizan en dólares”.

Kim Catechis explica que es momento de aferrarse a los valores de alta calidad, con balances muy fuertes, que sobrevivirán los próximos dos años. “Existen globalmente dos sectores que se beneficiarán del momento: la tecnología y la edificación, donde los ganadores son los grandes de la construcción civil. Los mejor situados son los exportadores como la agricultura o las materias primas”, señala.

Por último, Alejo Czerwonko, estratega de mercados emergentes de las Américas en UBS ve oportunidades: “Creemos que los bonos soberanos de los emergentes en dólares, incluidos los de América Latina, tendrán un buen desempeño en los próximos meses. Han surgido oportunidades en bonos soberanos de Brasil y Colombia”. En Bolsa opina que “las valoraciones de las acciones siguen siendo relativamente atractivas, pero tenemos poca convicción de que puedan subir a corto plazo”, concluye.

La sombra del 'default'

Argentina negocia con sus acreedores estos días su noveno impago de la deuda (default) de su historia reciente. Como consecuencia del Covid-19, en el primer trimestre el país andino decreció el 5,4%. Desde el banco Julius Baer apuntan que “los ingresos tributarios cayeron aproximadamente un 23% real interanual en abril-mayo y el déficit primario en mayo fue de casi el 0,9% del PIB”.

Alejandro Arévalo, de Jupiter AM, ve probable que Ecuador y Costa Rica también caigan en default de su deuda. Por su parte, la firma S&P Ratings explica que los emisores en mercados emergentes seguirán bajo presión en los próximos meses y añade que los que puedan mantenerse a flote durante la severa recesión lo harán con mayores niveles de deuda y ganancias más débiles.

Normas
Entra en El País para participar