Juego

Un 'hedge fund' presta 20 millones a Cirsa para apuntalar su liquidez

En el último mes ha firmado créditos por valor de 75 millones

Un 'hedge fund' presta 20 millones a Cirsa para apuntalar su liquidez

Cirsa, la compañía de juego española propiedad de Blackstone, ha firmado una línea de liquidez de 20 millones de euros con el hedge fund Sculptor Capital Management, según ha informado este lunes.

Los fondos serán utilizados para "propósitos generales del grupo" y para las necesidades de tesorería, con un vencimiento a cinco años. No es la primera operación de este tipo que Cirsa acomete en las últimas semanas. A principios de junio firmó una línea crédito revolving de 55 millones de euros con Deutsche Bank y Barclays con un vencimiento en diciembre de 2021. La compañía de juego tuvo que reaccionar después del parón de su actividad durante alrededor de tres meses en España, debido al cierre obligado de sus salones de juego y también a la caída de las apuestas deportivas por la suspensión de las competiciones. Además, los planes de desescalada del Gobierno no contemplaron la reactivación de la actividad física hasta la fase 3..

Ya en marzo Cirsa tuvo que disponer de 175 millones de liquidez contemplada en las líneas de financiación que entonces tenía vigentes. Esto le permitió elevar su posición de caja por encima de los 350 millones de euros y amortiguar el impacto inicial de los cierres. Pese a ello, Cirsa confirmó que trabajaba en obtener nuevas líneas de liquidez para reforzar esa cifra, alcanzando los 75 millones adicionales que ha conseguido con los acuerdos con Barclays, Deutsche y ahora con Sculptor.

Además, la propia Blackstone, dueña de Cirsa, llevó a cabo una recompra de 120 millones de euros en bonos emitidos por la matriz de la compañía de juego, LHMC Finco 2, el año pasado. Una operación que provocó la degradación del rating de esta última por parte de Standard & Poor's de CCC+ a D, ya que en opinión de la agencia de caligicación esta compra se hizo con "un gran descuento respecto al valor nominal" al que fueron emitidos estos bonos, y que equivalía a un incumplimiento porque ya que "algunos de los titulares recibieron un valor significativamente inferior al nominal y las transacciones afectaron a un volumen significativo de la deuda emitida por la matriz de Cirsa".

Normas
Entra en El País para participar