Calificación

S&P rebaja los bonos de la matriz de Cirsa por una compra de 120 millones de Blackstone

La agencia de calificación considera que se pagaron por debajo de su valor y que esto equivale a un impago

S&P rebaja los bonos de la matriz de Cirsa por una compra de 120 millones de Blackstone

La agencia de calificación Standard & Poors ha rebajado el rating de la emisión de bonos que la matriz de Cirsa, la sociedad LHMC Finco 2, una filial de Blackstone, llevó a cabo por valor de 400 millones de euros y vencimiento en 2025 en septiembre del año pasado, un año después de la toma de control de la compañía española de juego por parte del fondo. Cirsa, por el contrario, mantiene intacta su calificación corporativa.

El rating de la emisión pasa de CCC+ a una nota D, y el motivo que aduce la agencia no es otro que la compra por parte de la propia Blackstone de 120 millones de euros de estos bonos entre marzo y abril. S&P considera que esta adquisición se hizo a un "gran descuento respecto al valor nominal al que fue emitido este instrumento", y que esa compra "afectó a una parte significativa de los bonos". En las fechas en las que se hicieron estas compras, la calificación de la emisión era CCC+. Después se rebajó a CCC y ahora a D.

"Consideramos que la compra de Blackstone de estos bonos equivale a un incumplimiento, dado que algunos de los titulares recibieron un valor significativamente inferior al nominal y que las transacciones afectaron a un volumen significativo de la deuda emitida por la matriz de Cirsa", insiste el informe. Aunque no detalla el valor exacto al que fueron comprados esos títulos, S&P reseña que durante marzo y abril cotizaban al 40% del valor nominal. Además avisa de que  en el futuro "evaluará la política financiera de Blackstone y el alcance de cualquier compra adicional y, en consecuencia, revisar la calificación D, que mantendremos si comprobamos que las compras continúan".

La nota corporativa de Cirsa sí se mantiene en B- debido a que la compañía no es la que garantiza la emisión de los bonos ni es un co-emisor de los mismos. "Creemos que los bonos no serán cancelados y por tanto el endeudamiento de Cirsa continuará en los mismos niveles", dice la agencia. Fuentes de Cirsa ven la compra de bonos por parte de Blackstone como una muestra de "gran confianza" por parte de su principal accionista.

Como detalla en el informe, la compañía de juego ha comenzado a reabrir sus salones de juego en España en las zonas del país que ya están en la fase 3 de desescalada. "El desempeño de Cirsa dependará en parte del impacto de las medidas de distanciamiento social en los locales de juego así como en el comportamiento de los consumidores respecto a la visita de establecimientos físicos". S&P recuerda que Cirsa ha reforzado recientemente su posición de caja hasta los 255 millones con una línea de financiación de 55 millones de euros

Normas
Entra en El País para participar