Al Liverpool le queda una cima financiera más por conquistar

Puede crecer en ingresos comerciales, para no depender tanto de la venta de jugadores

Aficionados del Liverpool FC, celebrando su victoria en la Premier League, el jueves fuera del estadio.
Aficionados del Liverpool FC, celebrando su victoria en la Premier League, el jueves fuera del estadio. EFE

El Liverpool ha llegado a la tierra prometida, al ganar por fin la Premier League tres décadas después. A diferencia de su entrenador Jürgen Klopp, que ya ha conseguido todos los títulos más prestigiosos que podría ganar con el Liverpool, las finanzas del club tienen una cima más que escalar.

Tiene beneficios, algo atípico en los equipos top. Los resultados anuales muestran que los ingresos aumentaron un 17%, hasta 589 millones de euros, y el ebitda saltó un 30%, hasta 137 millones. Crecieron tanto las entradas, como los ingresos de TV, como los patrocinadores. Sus 46 millones de ebit cuadruplicaron con creces los del Manchester City.

Pero una característica sorprendente de su éxito financiero es su capacidad de generar beneficios por la compraventa de jugadores. Con la excepción del Chelsea, ha ganado más dinero con los traspasos en los últimos cinco años que cualquiera de los otros seis mejores equipos ingleses, según Swiss Ramble. Sin los 50 millones de ganancias por jugadores del año pasado, habría tenido pérdidas. Eso hace que el club sea un poco como un banco de inversión que llega a fin de mes a través de arriesgadas operaciones por cuenta propia, que son inherentemente impredecibles.

Está bastante claro cómo puede asentar las cosas. A pesar de ser el séptimo club más rico del mundo según Deloitte, está notablemente bajo en ingresos comerciales y de patrocinio. Esas fuentes contribuyeron con el 46% de los 841 millones de ingresos del Barcelona en 2019, por solo el 35% en el Liverpool.

Con la asistencia de los aficionados a los estadios parada por el virus y los derechos de TV con menos probabilidades de seguir creciendo, es el momento de los ingresos comerciales, en cualquier caso. Pero el Liverpool va a la zaga del Barcelona y el Real Madrid en cuanto a nuevas métricas como los megusta de Facebook y los seguidores de Twitter, según Deloitte, que señala que el compromiso de los aficionados es el secreto del crecimiento a largo plazo. Aun así, la buena noticia para el equipo es que la magia de Klopp en el campo hace sus deficiencias de patrocinio más fáciles de resolver.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías