Junta de accionistas

Indra acelerará su transformación para hacer frente a la crisis del Covid-19

Abril-Martorell explica que Indra ha fortalecido su balance, ha asegurado liquidez adicional y ha refinanciado la deuda que tenía vencimientos en los próximos dos años

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, hoy durante la junta de accionistas de la compañía.
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, hoy durante la junta de accionistas de la compañía.

Fernando Abril-Martorell, Presidente de Indra, afirmó durante la junta de accionistas celebrada hoy, que la compañía profundizará en su transformación y reenfocará su estrategia para ser capaz de responder a los cambios estructurales provocados por el Covid-19. Además, aseguró que la empresa actuará a corto plazo sobre su eficiencia y competitividad.

Y es que, el presidente de Indra explicó a susu accionistas que la empresa se encontraba en una dinámica "muy positiva en todos los aspectos" (crecimiento, rentabilidad, mejora progresiva de la oferta o en atracción y retención del talento) antes de que estallara la pandemia. “Nos habíamos planteado un presupuesto ambicioso para 2020 y avanzábamos a buen ritmo en el objetivo de ser la empresa que queremos ser: el líder tecnológico y digital europeo y global en los ámbitos de Tecnologías de la Información y Transporte & Defensa”.

No obstante, Abril-Martorell ha reconocido que esta dinámica ha sido interrumpida drásticamente por la crisis del nuevo coronavirus, cuyos efectos han truncado esa evolución positiva e introduce elementos de gran incertidumbre acerca de su profundidad y duración en el futuro. Por ello, ha estimado que la crisis traerá cambios estructurales para los clientes de Indra en sus modelos de negocio y operativos y en sus necesidades tecnológicas, lo que conllevará una demanda de soluciones distintas con una elevada velocidad de transformación y con gran presión por una mayor eficiencia.

En este sentido, ha destacado la aceleración de la digitalización en todos los sectores como piedra angular para hacer frente a la crisis. Así, Abril-Martorell ha resaltado que  Indra debe profundizar en su transformación para ser capaz de dar una respuesta ágil y dinámica para recuperar la competitividad perdida por la crisis.

“El impacto en nuestras cuentas ya es profundo y no sabemos por cuánto tiempo se prolongará, por lo que, además de prepararnos para el futuro y reenfocar nuestra estrategia, hay que tomar decisiones para dar una respuesta adecuada y acertada en el corto plazo. Para garantizar nuestro futuro, tenemos también que actuar a corto plazo sobre nuestra eficiencia y competitividad”, ha expresado.

Los accionistas de Indra han aprobado las cuentas anuales y el informe de gestión del consejo de administración y han adoptado por una amplia mayoría todos los acuerdos propuestos por este. Entre otros puntos, esta aprobación supone el nombramiento de Carmen Aquerreta como nueva consejera independiente y la reelección de Silvia Iranzo también como consejera independiente.

En relación con la propuesta de nombramiento como nueva consejera independiente de Rosa María García Piñeiro, ésta ha comunicado a la sociedad su decisión de no aceptar dicho nombramiento, al haber tenido conocimiento de la intención de votar en contra por parte de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). El consejo  de Indra procederá a designar por cooptación un nuevo consejero independiente a propuesta de la comisión de nombramientos, retribuciones y gobierno corporativo.

Normas
Entra en El País para participar