Banco de España

La deuda externa neta baja hasta 71,6% del PIB en el primer trimestre

España reduce la dependencia financidera frente al exterior

La deuda pública, mayoritariamente en manos extranjeras en doce países de la UE.
La deuda pública, mayoritariamente en manos extranjeras en doce países de la UE. EFE

La deuda externa neta de España, es decir los pasivos que tiene la economía española una vez se restan los activos que posee en el extranjero, descendió en el primer trimestre de 2020. La llamada posición de inversión internacional (PII) neta de España registró de enero a marzo un saldo negativo de 885.700 millones de euros, equivalentes al 71,6% del PIB, por debajo de los 925.900 millones de euros (el 77% del PIB) del mismo periodo del año anterior. Así, España redujo su depedencia financiera exterior pese a que el endeudamiento bruto alcanzó los 2,147 billones de euros hasta el 173,5% del PIB, superando los 2,11 billones (el 169,4% del PIB) de finales de 2019, según los datos publicados este miércoles por el Banco de España.

La entidad explica que la reducción del saldo negativo de la PII neta en el primer trimestre se debe a la aportación positiva de otros flujos (39.300 millones excluido en Banco de España), consecuencia de una caída general del valor de los instrumentos financieros, con mayor impacto en los pasivos emitidos por residentes en manos de no residentes por su mayor volumen.

El déficit por cuenta corriente se redujo a más de la mitad hasta 900.000 euros frente a los 2.000 millones del primer trimestre de 2019, mientras que la necesidad de financiación bajó a 300.000 euros en el primer trimestre de 2020, por debajo de los 1.200 millones de un año antes.

La balanza por cuenta corriente mide los ingresos y pagos al exterior por intercambio de mercancías, servicios, rentas y transferencias.

En términos acumulados de 12 meses, el superávit corriente se situó en 29.600 millones (2,4% del PIB) en el primer trimestre de 2020, frente a los 26.000 (2,1% del PIB) de un año antes. Se trata del séptimo año consecutivo de superávit por cuenta corriente.

En concreto, la balanza de bienes presentó un déficit de 6.300 millones de euros, por debajo de los 8.500 millones del año anterior, en tanto que la de servicios redujo en 1.700 millones su superávit, hasta los 8.500 millones de euros.

Dentro de ésta, el turismo y los viajes redujeron a 4.800 millones de euros su superávit, frente a los 10.200 millones de euros logrados el año pasado, mientras que los servicios no turísticos elevaron su superávit hasta los 3.700 millones de euros, 600 millones más que en el primer trimestre del año pasado.

Por su parte, la balanza de rentas primaria (rentas de trabajo, de la inversión, impuestos sobre producción y la importación y subvenciones) aumentó en 500 millones de euros su superávit, hasta los 1.200 millones de euros, y la renta secundaria (transferencias personales, impuestos corrientes, cotizaciones y prestaciones sociales, etc.) redujo su déficit en 100 millones de euros, hasta los 4.300 millones de euros.

Así, el saldo de la cuenta de capital redujo entre enero y marzo su superávit en 100 millones de euros, hasta los 700 millones de euros.

Por consiguiente, la necesidad de financiación, medida por el saldo conjunto de las cuentas corriente y de capital, registró un déficit de 300 millones de euros en el primer trimestre, cifra inferior a la de 1.200 millones registrada un año antes.

Menor entrada de capitales

Por otro lado, durante el primer trimestre del año, España registró una entrada de capitales de 685.900 millones de euros, por debajo de los 736.000 millones que entraron en el mismo periodo del año anterior.

La salida o entrada de capitales es un saldo que resulta de tener en cuenta lo que los residentes españoles invierten fuera del país y lo que los extranjeros destinan a España en ese mismo periodo.

Normas
Entra en El País para participar