Los fondos soberanos se quedan en casa

Temasek se encamina a apoyar a Singapore Airlines y a otro grupo de transporte marítimo

Un ejecutivo se prepara para subir al escenario durante la presetnación de cuentas anuales de Temasek en Singapur, el 7 de julio de 2016.
Un ejecutivo se prepara para subir al escenario durante la presetnación de cuentas anuales de Temasek en Singapur, el 7 de julio de 2016. Reuters

Los fondos de inversión soberanos están viviendo un momento dulce. Estos vehículos de inversión propiedad de Estados tienen una amplia variedad de formas y tamaños, pero en su mayoría son considerados como fondos para épocas de vacas flacas para futuras generaciones. A medida que la pandemia del Covid-19 lleva la economía de multitud de países al límite, estos vehículos jugarán un gran papel a la hora de gestionar las negativas consecuencias del virus.

El mejor ejemplo de esto es por el momento Singapur. Temasek, el fondo soberano de la ciudad estado, ha apoyado este mes una recapitalización de 1.500 millones de dólares para la empresa Sembcorp Marine, un grupo dedicado a la fabricación y la reparación de barcos. Con anterioridad, también este mismo año el fondo suscribió la mayor parte de una captación de financiación de 13.000 millones de dólares por parte de Singapore Airlines. Esos dos acuerdos asistieron a dos industrias que representan tanto como una quinta parte del PIB de Singapur y además de rescates también pueden verse como una inversión gracias al largo horizonte temporal del retorno.

Una economía más fuerte también beneficiará indirectamente a otras inversiones de Temasek en el área: Singapur concentra un 26% de todas las inversiones de Temasek, valoradas en su totalidad en 224.000 millones de dólares. Cabe destacar que Temasek prefiere ser vista como una compañía de inversión que toma decisiones de forma independiente respecto al Gobierno y cuenta con un mayor apetito por el riesgo que otros fondos soberanos o que su compatriota GIC, otro fondo soberano de Singapur con 100.000 millones bajo gestión.

No es una mala época para tomar posiciones en activos locales con valor estratégico: las valoraciones globales están en máximos de varios años. Eso hace que la compra de activos internacionales, como las que ejecuta el fondo soberano saudí de 300.000 millones de dólares, sea especialmente arriesgada.

En su conjunto, desde 2015 los fondos soberanos han doblado su participación en sus economías locales según los datos del foro internacional de fondos de inversión soberanos (SWFI). La pandemia ha acelerado esta tendencia a medida que los fondos tienen más efectivo preparado: un 31% de los fondos prevén aumentar sus posiciones de efectivo durante los próximos 12 meses, apunta una encuesta de marzo del SWFI.

Otros fondos seguirán la tendencia marcada por Temasek. El fondo Mubadala de Abu Dhabi, por ejemplo, puede empezar a interesarse más por activos de Dubai, una zona que afronta su crisis más dura desde la provocada por el endeudamiento de su sector inmobiliario en 2009, según asegura Reuters citando tres fuentes diferentes. Aunque el malasio Khazanah Nasional ha descartado a priori la idea de rescatar Malaysia Airlines, puede verse obligado si nadie más está dispuesto a entrar en el capital. Los fondos soberanos seguirán a la caza de gangas más allá de sus fronteras, pero cabe esperar un mayor interés por lo que tienen en casa. 

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Fernando Belinchón Bernabé, es responsabilidad de CincoDías