Coronavirus

Economistas advierten que casi el 60% de las empresas con ERTE prevé reducir empleo en 2021

El 88,3% de las compañías ha visto caer sus ventas por la crisis y el 41,5% de las que han implantado el teletrabajo piensa mantenerlo, según un estudio

Un camarero toma nota a unos comensales en la terraza de un restaurante del Paseo Maritimo de Playa de Aro, Costa Brava (Girona).
Un camarero toma nota a unos comensales en la terraza de un restaurante del Paseo Maritimo de Playa de Aro, Costa Brava (Girona).

La crisis del Covid-19 ha provocado que las empresas no solo tengan previsiones negativas a corto plazo sino que las expectativas no sean mucho mejores para 2021. El 35,6% de las empresas encuestadas para un estudio realizado por el Consejo General de Economistas de España (CGE) y el Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial de España (COGITI) considera que tenderán a reducir empleo el año que viene, mientras que la cifra se eleva hasta el 58,5% entre las compañías que se han acogido a un ERTE.

Asimismo, el 56% de las empresas en general afirma que lo mantendrá y el 8,4% destaca que lo aumentará. Las que han tenido que recurrir a esa herramienta laboral son las que presentan peores expectativas, entre ellas, un 40,3% cree que conservará el empleo y un 1,2% prevé incrementarlo.

Así lo refleja el informe presentado hoy titulado "Impacto económico de la Covid-19 sobre la empresa", que han elaborado el CGE y el COGITI con la colaboración de FAEDPYME, recoge información de una encuesta realizada a 1.225 empresas españolas, a 670 firmas y despachos profesionales de economistas y a 492 de graduados e ingenieros técnicos industriales, lo que arroja un total de prácticamente 2.400 respuestas válidas.

En cuanto al perfil de la empresa analizada, el 36,5% afirma haberse tenido que acoger a un ERTE, con el 72,7% de la plantilla afectada, mientras el 63,5% restante asegura no haber tenido que hacerlo. Con respecto a la variación del empleo antes y después de la pandemia, el 35,7% de las empresas participantes ha visto disminuir su plantilla, el 61,6% la ha mantenido y tan solo el 2,6% la ha aumentado.

En cuanto al impacto de la crisis en el empleo respecto al tamaño de la compañía, los datos muestran que el empleo ha caído desde un 15,39% en las empresas más grandes hasta un 10,29% en las microempresas. En cuanto a 2021, se ve un comportamiento dispar en el que las empresas pequeñas y medianas son las que presentan peores expectativas para el 2021, mientras las micro y las grandes son las que menos.

En la presentación del estudio han intervenido los tres co-directores del mismo: Salvador Marín, Domingo García Pérez de Lema y Francisco Javier Martínez García, quienes han destacado la fuerte caída de la facturación. El 88,3% de las empresas estima que han visto reducidas sus ventas como consecuencia de la crisis, con un desplome medio de un 43,4%.

Con respecto a las previsiones de facturación: un 65,6% prevé una bajada de las ventas, un 28,7% prevé mantenerlas, mientras un 5,8% espera aumentarlas. Las peores estimaciones vuelven a recaer en las empresas acogidas a un ERTE (saldo de expectativas -78,6 en primer semestre y -44,4 en segundo semestre) y las microempresas.

Mantener el teletrabajo

En cuanto al teletrabajo, de las firmas entrevistadas, el 73,5% señala haberlo instaurado, en una media del 37,4% de la plantilla. Además, el 41,5% de las empresas estima que cuando finalice la situación generada por el Covid-19 continuará con esta modalidad laboral.

El presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, ha destacado que las empresas, además de solicitar mayoritariamente medidas normativas del tenor de reducción de cuotas a la Seguridad Social, bajada de impuestos y flexibilidad laboral –aspectos estos que son aún más demandados por las empresas acogidas a un ERTE–, "también vienen a reclamar medidas estratégicas y de reactivación, entre ellas, ayudas o planes para inversiones productivas, de estímulo a los consumidores y para la digitalización, tanto del lado de la oferta como de la demanda”. Asimismo, Pich ha reiterado la proposición relacionada con la Declaración del Impuesto sobre Sociedades de 2019 de que se realicen deducciones por inversiones relacionadas con el teletrabajo.

Además, el presidente del CGE ha criticado el papel de la Administración pública en la digitalización y adaptación de las empresas al teletrabajo y ha abogado por apartar debates que incrementan la incertidumbre de las empresas, como el de la derogación de la reforma laboral o la aplicación de nuevos impuestos.

Aun así, Pich ha destacado que en cuanto al tema financiero, la situación muestra que "nos ha cogido mejor que la otra vez", afirmando que no es la principal preocupación y que eso es muy positivo. Los avales del ICO, "han hecho mucho", pero también "las empresas estaban mucho más capitalizadas y habían aprendido a vivir sin la necesidad de la ayuda externa desde el punto de vista financiero".

Por otro lado, la encuesta desprende que el 90,7% de las empresas vieron afectada su rentabilidad (sobre todo a las familiares y a las dedicadas a la construcción), mientras que el 80,5% ha visto aumentar su nivel de deuda, con un mayor impacto en las grandes empresas. Además, el 86,5% de empresas vieron afectada su liquidez (principalmente en las jóvenes o familiares), en tanto que casi el mismo porcentaje (el 87,1%) revela que han experimentado un impacto negativo en cuanto la realización de inversiones, en mayor medida entre las grandes empresas y en el sector de la construcción.

Normas
Entra en El País para participar