El Ibex pierde los 7.400 puntos arrastrado por los grandes valores y los rebrotes de Covid-19

Los valores turísticos se colocan entre los más penalizados, mientras que Telefónica, Repsol, Inditex, BBVA y Santander registraron fuertes descensos

Ibex 35
Un panel informativo muestra la evolución del Ibex 35 EFE

Los rebrotes de coronavirus, el gran temor de los inversores una vez la primera ola de la pandemia estuviera superada, son una realidad desde la semana pasada. China, EE UU y varios países europeos, entre ellos España, están viendo cómo, a medida que el desconfinamiento de la población finaliza, el virus comienza a extenderse de nuevo. Al mismo tiempo, la cifra de contagios a nivel mundial crece cada vez más rápido, según advirtió este domingo la Organización Mundial de la Salud (OMS), principalmente debido a la evolución de la pandemia en Latinoamérica. Ante el temor a que estos nuevos casos ralenticen la recuperación económica, los mercados europeos abandonaron este lunes las subidas de la semana pasada y registraron una sesión de números rojos. Wall Street logró resistir y el Nasdaq cerró con una subida del 1,11%.

El Ibex fue el más perjudicado de los índices del Viejo Continente, con una caída del 0,92% que le hizo perder los 7.400 puntos. Tras este descenso estuvo el sector turístico, con retrocesos del 4,46% de los títulos de IAG, de, 3,03% de Melia Hoteles y el 2,84% de Amadeus. Asimismo, las caídas  de los grandes valores del selectivo también contribuyeron a esta jornada bajista: Telefónica cedió un 3,37%; Repsol, un 2%; Inditex, un 1,88%; BBVA, un 1,38%; y Santander, un 1,09%.

El ganador de la sesión fue Siemens Gamesa que, tras anotarse un desplome la semana pasada después de la salida de su consejero delegado y ante las malas previsiones de sus cuentas para 2020, rebotó este lunes con una subida del 6,33%. No obstante, el gran protagonista de la jornada fue Almirall, que entró este lunes al selectivo por la puerta grande, en sustitución de Mediaset, y llegó a sumar más de un 4%. El entusiasmo de primera hora se fue apagando y al cierre subió un 1,22%.

IBEX 35 7.321,10 1,16%

Desde Link Securities explican que tras la fuerte recuperación de los mercados de valores desde los mínimos de marzo, "estos van a requerir de nuevos catalizadores para poder continuar la escalada". A favor juega la liquidez inyectada por los bancos centrales en el sistema, pero los riesgos de recaída y de que sea necesario de nuevo cerrar alguna economía para frenar al virus hace que la intranquilidad no se disipe.

El analista de IG Aitor Méndez considera que la tónica del mercado se asemeja a la de las últimas semanas: "Los inversores tratan de dar continuidad a la fiesta de los estímulos de los bancos centrales y vuelven a comprar a la mínima excusa, aunque cada vez les resulta más difícil mirar hacia otro lado, toda vez que las cifras siguen alertando de un repunte de los casos de contagio en las grandes economías".

Aunque los inversores estarán pendientes durante toda la semana de la evolución de estos nuevos brotes del virus, también tendrán datos macroeconómicos a los que prestar atención y ver cómo evoluciona la economía. El más importante será el PMI preliminar de junio (compuesto, y componentes manufacturero y de servicios) en Estados Unidos, Japón, Eurozona, Francia y Alemania. En Renta 4 esperan “una recuperación importante frente a los datos de mayo, aunque aún claramente por debajo del nivel de 50 y por tanto lejos de los niveles pre-Covid”. Además, en la eurozona, se publicará la encuesta IFO de junio con sus componentes de expectativas y situación actual en Alemania, también con esperada recuperación, mientras que al otro lado del Atlántico se conocerán los datos finales de PIB del primer trimestre y la encuesta de confianza de la Universidad de Michigan y componentes (final de junio).

Además, también se publicará correspondientes a mayo los pedidos de bienes duraderos preliminares, el deflactor del consumo privado (tasa general y subyacente) que debería mostrar estabilidad y los ingresos y gastos personales, con caída estimada de los ingresos y recuperación de los gastos.

En el mercado de crudo, el Brent y el Texas cotizaron con subidas. Aunque la detección de nuevos casos en países que parecían tener controlada la pandemia es una noticia negativa para el oro negro, esta fue compensada por las expectativas de Bank of America, que ha elevado sus previsiones para este año y el próximo. El banco considera que el Brent llegará a los 43,7 dólares por barril en 2020, frente a los 37 billetes verdes que estimaba hace unos meses, mientras que estima que el Texas alcanzará los 39,7 dólares, respecto a sus previsiones anteriores que lo colocaban en los 32 dólares por barril. “A medida que nos acercamos al próximo año, creemos que la demanda podría recuperarse a un ritmo más rápido que el que anticipamos inicialmente”, explica en un comunicado.

En Alemania, prosigue el escándalo por Wirecard. La compañía de medios de pagos asegura que no hay rastro de los 1.900 millones de euros y se desploma en el mercado fuera de hora otro 53%, según datos de Bloomberg.

En cuanto a la deuda, la rentabilidad del bono a 10 años está en el 0,461% frente al 0,488% anterior, con la prima de riesgo en 90,5 puntos.

Normas
Entra en El País para participar