El fondo WWF renta un 44% en los tres últimos años y duplica a la Bolsa mundial

El vehículo cuenta con un comité de asesoramiento ambiental

WWF frente a MSCI Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La asociación World Wildlife Fund (WWF) es la mayor ONG conservacionista del planeta, con más de cinco millones de socios, y 1.000 millones de dólares gastados en proyectos de protección ambiental durante los últimos 25 años. Pero la firma cuenta con un secreto mucho menos conocido: asesora a un fondo de inversión que ha logrado una rentabilidad récord en los últimos ejercicios.

WWF, con sede en Suiza, cerró en 2006 una alianza con el austriaco Erste Bank para lanzar un fondo que tendría criterios de inversión sostenibles.

Los resultados de este tándem han sido brillantes. En la última década, la rentabilidad media anual del Erste WWF Stock Enviroment ha sido del 8%. En los tres últimos años, los retornos han sido mejores, del 13%, pese a las correcciones bursátiles de 2018 y 2020.

La rentabilidad agregada desde junio de 2017 a junio de 2020 ha sido del 40,6%. Justo el doble que la Bolsa mundial: su índice MSCI ha generado retornos del 20,4% en este mismo periodo.

Los fondos españoles más famosos de Bolsa internacional, como Cobas Selección o Azvalor Internacional han sufrido unas depreciaciones medias anuales desde 2017 del 17% y del 10%, respectivamente. Sus gestores han considerado las inversiones verdes una moda pasajera y han apostado por productores de uranio, compañías de almacenamiento de gas y petróleo y grandes mineras.

Cada vez más firmas especializadas

Durante los últimos años han ido surgiendo varias gestoras que están especializadas en los fondos con un componente ambiental, social y de buen gobierno corporativo. La inversión socialmente responsable es la gran temática de la industria en la actualidad.

En España, NAO Sustainable Asset Management surgió hace dos años para cubrir este tipo de demanda, que hasta el momento estaba muy concentrada en manos de gestoras extranjeras.

En Francia, el grupo Natixis cuenta con una gestora especializada en temática medioambiental, Mirova. Otro jugador es La Financière Responsable (LFR), participada por el grupo asegurador Mapfre.

Todas las grandes gestoras cuentan con fondos específicos.

El fondo Erste WWF Stock Enviroment tiene un patrimonio de 336 millones de euros y es el mejor, a tres años, de los 150 fondos que monitoriza la firma Morningstar dentro de la categoría de fondos ecológicos.

El equipo gestor del fondo cuenta con dos cogestores y cuatro analistas que se ocupan de filtrar con criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) el universo de inversión, así como las actividades relacionadas con la política activa de votación y el ejercicio de los derechos de voto. Además, WWF Austria cuenta con un consejo asesor, creado ad hoc, de cinco expertos medioambientales independientes, que verifica el cumplimiento de los criterios de inversión.


Las mayores inversiones

En la actualidad, las principales posiciones del fondo son firmas como Enphase Energy y First Solar especializadas en la instalación de paneles solares; Xylem, que se dedica a tecnologías relacionadas con la gestión del agua; o el fabricante de frenos para trenes Wabtec.

“Este fondo se beneficia de la visión a largo plazo de las megatendencias en tecnologías medioambientales en los sectores de la energía, el agua y la gestión de residuos”, explican desde la asociación española de inversión sostenible (Spainsif).

El fondo ha recibido varios reconocimientos como son el sello de transparencia ISR de Eurosif, ser el único fondo medioambiental con tres estrellas por FNG y recibir la ecoetiqueta de Umweltzeichem de Austria. Además, la gestora destina una parte de las comisiones ingresadas en proyectos de la propia WWF.

Normas
Entra en El País para participar