Distribución

El Corte Inglés dice tener un colchón suficiente para afrontar un rebrote del virus este año

Pese a ello no descarta ampliarlo si surgen nuevas oportunidades

El Corte Inglés dice tener un colchón suficiente para afrontar un rebrote del virus este año

El Corte Inglés considera que tiene capacidad financiera para resistir los efectos actuales y futuros de la crisis del coronavirus. El grupo de distribución, que tuvo que cerrar todas sus tiendas salvo los espacios de alimentación durante más de dos meses, se ve preparado para resistir incluso a un rebrote de la enfermedad en la segunda parte del año en España.

Así lo reflejó en su presentación realizada el viernes ante inversores. En ella, indicaba que las últimas líneas de financiación firmadas con sus bancos “proporcionan un margen de liquidez suficiente para una potencial segunda ola del Covid-19 al final del año”.

Sin embargo, no descarta nuevos movimientos. En la misma presentación explica que, pese a ese margen, el grupo “está atento a nuevas oportunidades de mercado y de financiación bancaria”.

La actividad en el seno de El Corte Inglés ha sido intensa en los últimos meses respecto a su relación con las entidades financieras. A finales de febrero firmó una nueva financiación de 2.000 millones de euros, catalogada como sostenible, y con un interés medio del 0,7% anua y vencimiento hasta 2025. De esa cantidad, 900 millones eran préstamos y 1.100 una línea de crédito revolving.

La situación generada por la pandemia, con los ingresos desplomados, llevó a El Corte Inglés a firmar una línea adicional de liquidez por 1.311 millones de euros a un año, que después ha convertido en préstamo avalado por el ICO, como publicó CincoDías, y extendiendo el vencimiento hasta cinco años.

“Creemos que tenemos la liquidez suficiente para afrontar cualquier situación que pueda aparecer durante los próximos meses”, afirmó el director financiero Óscar de Llano en la conferencia con analistas, destacando la “sólida” una posición financiera.

Además, El Corte Inglés tiene otra herramienta como es el programa de emisión de pagarés en el Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). Aquí la actividad también ha sido intensa. Según la presentación mostrada a inversores, durante el mes de mayo aceleró las emisiones hasta los 334 millones, frente a los 90 de abril y los 12,5 de marzo.

El Corte Inglés presume de una posición financiera robusta que, a su juicio, le ha permitido atravesar los peores momentos de esta crisis, que como reconoce ha tenido un “importante impacto en las ventas del grupo”, aunque no detalló el alcance de esa caída.

Si se toman los datos de 2019, la venta de alimentación, la única que ha continuado en funcionamiento durante el estado de alarma, apenas representa el 22% del beneficio operativo del grupo. Este no desglosó cuánto supone sobre el total de las ventas. Como referencia está la facturación de Supercor en 2019.

Sus ventas fueron de 714 millones, algo más del 5% del total de los ingresos que genera la actividad de retail para el grupo. A ello habría que sumar los de los supermercados de los grandes almacenes, una información no proporcionada por la empresa.

En la previsión más pesimista de caída de la economía

El Corte Inglés no avanzó previsiones respecto a lo que deparará el ejercicio 2020, cuyos resultados del primer semestre se darán a concer en octubre o noviembre. Sin embargo, respecto a la evolución económica, la compañía se inclina por el escenario más adverso, el que habla de una reducción del PIB de en torno al 10% frente a la que prevé el Gobierno, más próxima al 9%, según explicó el director corporativo del grupo, Javier Rodríguez Arias, durante la presentación de los resultados con analistas e inversores.

El grupo mantiene el objetivo de reducir deuda pero no prevé ventas de activos a corto plazo

El Corte Inglés continuó la senda de la reducción de su deuda neta, la prioridad en la estrategia de la compañía que preside Marta Álvarez.

Esta bajó hasta los 2.729 millones, una reducción de 638 millones, aunque el objetivo que se marcó la empresa hace justo un año, cuando dio a conocerl os resultados del ejercicio 2018, era bajarla en 1.000 millones.

Desde entonces el grupo de distribución ha cambiado la estrategia para reducirla, desechando el conocido como proyecto Green, que contemplaba la venta de una cartera de 95 activos inmobiliarios, para pasar a ventas selectivas.

Así, de los 638 millones de deuda reducidos 202 tienen su origen en las distintas desinversiones conocidas durante el último año.

La principal, la del gran almacén de la plaza Francesc Macià de Barcelona por 151,5 millones de euros., que opera en régimen de alquiler hasta finales de este año. A esta operación hay que sumar la de las tiendas de los centros comerciales de Bahía Sur, en Cádiz, y de Los Arcos, en Sevilla, ambas de una magnitud muy inferior. Entre ambas apenas sumaron casi 37 millones de euros.

El resto de la reducción de la deuda se explica por la capacidad de generación de caja de la empresa durante el año pasado.

Con ello, el nivel de deuda sobre ebitda quedó en un múltiplo de 2,3, cerca del objetivo de 2 veces que se ha marcado la compañía que preside Marta Álvarez.

Un objetivo al que sigue aspirando pese a la situación generada por el covid, y a que El Corte Inglés no tiene en el horizonte más próximo desinversiones similares a las del año pasado. “No tenemos planes concretos de desinversion. No tenemos sobre la mesa vender ningún activo en los próximos meses”, explicó el viernes a los inversores el director financiero del grupo, Óscar Fernández de Llano. A cierre del ejercicio 2019 El Corte Inglés valoraba en 17.400 millones de euros su cartera inmobiliaria.

Durante las últimas semanas, las agencias de calificación que siguen a El Corte Inglés han mantenido su nota crediticia, pero le han alertado de que podrían bajarla debido al impacto de la pandemia ha tenido y tendrá sobre las grandes empresas del sector del comercio minorista, no solo por los cierres sino por la predisposicion de los consumidores a volver a las tiendas.

Normas
Entra en El País para participar