El Ibex suma su segunda sesión a la baja por las caídas de la banca y el miedo a los rebrotes

El Ibex cae un 1,18% pero consigue mantener los 7.300 puntos

Ibex 35
Panel del Ibex en la Bolsa de Madrid EFE

Las esperanzas de una rápida recuperación puestas en precio en la recta final de mayo empiezan a diluirse día tras día. Si la semana pasada eran las pesimistas previsiones de la Reserva Federal las que acentuaron la corrección, en las últimas jornadas lo está siendo el temor a rebrotes. A los producidos el pasado fin de semana en Pekín y algunos estados de EE UU se suman ahora los decretados en Alemania, un país que como muchos otros de la zona euro, empezaba poco a poco a recuperar la normalidad.

Con este escenario como telón de fondo el nerviosismo de los inversores aumenta, especialmente el de los europeos que aprovechan las dudas para deshacer sus posiciones en los activos de más riesgo y acentuar la recogida de beneficios iniciada la semana pasada. El Ibex 35 no escapa a esta tendencia y tras sumar un 3,25% el martes por el impulso de los bancos centrales (ese día la Fed inicio la compra de bonos), hoy firma su segunda sesión consecutiva a la baja. Aunque la sesión ha comenzado con una marcada tendencia bajista, la volatilidad ha sido una constante. El selectivo español que a punto ha estado de perder el nivel de los 7.300 ha logrado moderar los descensos y concluye con una caída del 1,18%.

La Bolsa española ha sido liderados los descensos en Europa, pero no ha sido el único índice que ha concluido concluido a la baja. Al temor a los rebrotes se suman las renovadas tensiones entre EE UU y Europa a cuenta de la tasa Google. Donald ha vuelto a amenazar con nuevos represalias si finalmente los países implantan el impuesto a las grandes tecnológicas. Una represalias que como ya pudo comprobar en el 2019 podrían desembocar en nuevos aranceles, algo que la complicaría aún más la frágil recuperación económica. El Dax alemán se dejó un 0,81%; el Cac francés, un 0,75%; el Mib italiano, un 0,51% el FTSE británico retrocede un 0,47% después de conocerse que el Banco de Inglaterra ha frenado la compra de bonos antes las señales que apuntan a una recuperación de la economía.

Las caídas se extienden a Wall Street donde al cierre de los mercados europeos el Dow Jones y el S&P 500 se dejan un 0,39% y un 0,08% mientras el Nasdaq suma un 0,09% en una jornada en la que se ha conocido que las peticiones semanales de desempleo han aumentado en 1,5 millones, por encima de las 1,29% que esperaban los analistas. Desde el estallido de la pandemia la cifra de solicitantes de la prestación por desempleo sube a los 46 millones.

En la Bolsa española Siemens Gamesa fue el valor con peor desempeño tras registrar una caída 7,57% tras el anuncio por sorpresa la destitución de su consejero delegado, Markus Tacke. Le siguieron ArcelorMittal y Telefónica que bajaron un 5,66% y un 3,79%. Destacadas fueron también las caídas de la banca. Santader retrocedió un 2,71%; BBVA, un 1,36%; CaixaBank, un 0,79%; Sabadell, un 0,69% y Bankinter, un 0,29%. Solo Bankia escapó a los descensos con un alza del 1,12% en una jornada en la que se ha conocido que las peticiones de liquidez de la banca europea al BCE ha alcanzado el récord de 1,3 billones. Junto a la entidad que preside José Ignacio Gorigolzarri, Enagás (1,77%), Mapfre (0,68%) y Viscofan (0,43%) fueron las cotizadas con mejor desempeño.

El nerviosismo que recorre los mercados, hace de la renta fija el activo preferido, incluyendo esta vez a la deuda periférica. La rentabilidad del bono español baja del 0,55% al 0,51% mientras el italiano pasa del 1,41% al 1,37%. Descensos que como era de esperar se replican en la deuda alemana, activo refugio por excelencia que cae al -0,4% desde el -0,39%. La prima de riesgo española retrocede tres puntos básicos, hasta los 92 y la italiana cae dos, hasta los 178.

Normas
Entra en El País para participar