El lento avance de la diversidad en la empresa

Solo el 36% de los directivos españoles aplica en la actualidad un liderazgo inclusivo en sus organizaciones

El lento avance de la diversidad en la empresa

El creciente protagonismo de la igualdad y la diversidad en la agenda pública exige a las organizaciones impulsar políticas inclusivas desde el punto de vista de género, pero también funcional, cultural o de edad. Aprovechar la diversidad y el talento que aporta el liderazgo femenino es uno de los retos que tienen las empresas para ser más competitivas. Sin embargo, solo el 36% de los directivos españoles está aplicando en la actualidad un liderazgo inclusivo en sus organizaciones.

Así se pone de relieve en el informe Approaching the Future 2020. Tendencias en reputación y gestión de intangibles, elaborado por Corporate Excellence-Centre for Reputation Leadership y Canvas Estrategias Sostenibles. El estudio, que cumple cinco años, ofrece una valiosa radiografía de las tendencias que marcan las decisiones estratégicas en la gestión de los intangibles de las empresas, desde una triple perspectiva: la opinión de los directivos, las iniciativas concretas que están trabajando las empresas y las conversaciones y valoraciones de los ciudadanos expresadas en los entornos digitales.

Según los resultados de la encuesta, realizada a 300 directivos, existen ciertas variaciones en función del tipo de organización consultada. Mientras en las universidades y escuelas de negocios el porcentaje que afirma estar trabajando en este ámbito se queda en el 32%, asciende al 40% en el caso de las organizaciones profesionales y entre esta horquilla se sitúan las consultoras, con un 34%, y las empresas, con un 37%.

Los ciudadanos observan ‘lo femenino’ como un gran motor de transformación social

“A pesar de que la diversidad y la inclusión están cada vez más presentes en el discurso de las organizaciones, estos datos demuestran que los avances realizados siguen siendo insuficientes, lo que puede traducirse en un riesgo reputacional para aquellos que abanderan discursos que no se corresponden con la realidad de sus acciones”, sostiene Isabel López Triana, socia fundadora de Canvas Estrategias Sostenibles.

Demanda social

Entre los motivos que han llevado a las organizaciones a adoptar medidas de inclusión e igualdad, el principal es la mayor demanda social y la presencia creciente de estos temas en la agenda pública (24%), seguido de la implicación de la alta dirección en este objetivo (18%) y la existencia de planes de acción en igualdad y otras políticas internas (14%).

Las principales medidas implantadas por parte de ese 36% de organizaciones más inclusivas están relacionadas con políticas de conciliación (59%), el compromiso de la alta dirección (52%), la formación en igualdad y diversidad a los empleados (48%), el diseño de planes de igualdad (47%) y la medición de la brecha salarial (32%).

La demanda social es la principal razón para adoptar medidas de inclusión

“En la nueva normalidad a la que nos impulsa el Covid-19 las empresas admiradas serán aquellas que apuesten por un liderazgo inclusivo”, remarca Ángel Alloza, CEO de Corporate Excellence-Centre for Reputation Leadership.

En cuanto a los retos a los que se enfrentan a la hora de gestionar la diversidad para lograr la igualdad, los encuestados citan en primer lugar la dificultad de identificar y promover el talento femenino y ofrecer oportunidades profesionales (27%), seguido de transformar una cultura corporativa anticuada en una cultura integradora (14%) e integrar a más mujeres en posiciones directivas (13%).

Del análisis de 250.000 comunicaciones del ecosistema digital, realizadas mediante herramientas de inteligencia artificial, en el informe se extrae que la inclusión, y en particular la igualdad de género, se posiciona como una de las tendencias más relevantes para la ciudadanía. Y se observa, asimismo, lo femenino como un gran motor de transformación social, un movimiento social que genera grandes expectativas y en torno al cual giran otras demandas como la conciliación, el cuidado de las personas, la no violencia o el sentimiento de empatía

“Según datos de Naciones Unidas, cerca de la mitad de la población mundial considera todavía que los hombres son mejores líderes políticos que las mujeres, y un 41% cree que también son mejores para liderar los negocios”, afirma Claudina Caramuti, socia fundadora de Canvas Estrategias Sostenibles. “Queda un largo camino por recorrer en el ámbito de la inclusión social y laboral para que las organizaciones sean un reflejo de la diversidad de género, culturas, edades y capacidades que hay en la sociedad”, reconoce.

Approaching the Future 2020. Tendencias en reputación y gestión de intangibles identifica 14 tendencias que marcan un presente y un futuro de las empresas condicionado por su capacidad de gestión excelente de los intangibles. Y el estudio se presenta en un contexto marcado por la crisis del Covid-19, que no ha hecho más que reforzar y acelerar la implantación de muchas de las tendencias que identifica el estudio desde hace cinco años

Prioridades de los dirigentes

Las expectativas sociales en un entorno de incertidumbre, del calentamiento global a la emergencia climática y Agenda 2030, una década para la acción son las tendencias que lideran el ranking de prioridades para los directivos.

Así, una ciudadanía más activista busca y espera soluciones a las desigualdades sociales, exige empresas responsables y rechaza las que no están alineadas con sus valores personales. Asimismo, la declaración de estado de emergencia climática se produce en un entorno de creciente sensibilización de la sociedad, pero los compromisos adquiridos hasta la fecha no son suficientes: solo uno de cada cuatro directivos está trabajando en iniciativas de cambio climático, con la integración de sus riesgos asociados (54%), la medición, reducción y compensación de la huella de carbono (32%) o la gestión y reducción de residuos (24%), entre otras medidas. En cuanto a la Agenda 2030, es prioritaria cuando hablamos de sostenibilidad tanto para los directivos como para los ciudadanos. En 2020 ha crecido un 12% el número de empresas que ya están trabajando en los ODS, en especial 8, 5 y 17.

Las principales tendencias más abordadas por las organizaciones son marcas comprometidas, marcas que se diferencian; Agenda 2030, una década para la acción, y medir los intangibles: un reto por alcanzar.

Normas
Entra en El País para participar