Inditex muestra el camino para la era posterior al coronavirus

La compañía es consciente de que la crisis del Covid-19 acelera la tendencia a la digitalización previa

Inditex es la más exitosa de todas las empresas españolas, la que tiene un mayor valor en Bolsa, la que ha mostrado una tendencia de crecimiento más acelerada y sostenida, líder en su sector y ejemplo de estudio en todo el mundo. Que incluso Inditex haya entrado en pérdidas por la crisis del coronavirus es una prueba más de la excepcionalidad del momento actual. La compañía se ha visto obligada a tener cerradas hasta el 90% de las tiendas en algún momento del trimestre. Con ello, las ventas trimestrales se han desplomado un 44% y las pérdidas, las primeras en la historia de la compañía, han sido de 409 millones. En realidad, esas pérdidas responden, en su mayoría, a adelantar provisiones para la optimización de su red de tiendas y habrían sido también menores si la empresa no hubiera decidido mantener a su plantilla en España sin realizar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), como la mayoría de sus competidores.

Inditex afronta la crisis del coronavirus en una posición de gran fortaleza, no solo financiera sino también operativa. Desde el punto de vista financiero, la compañía no solo está libre de deuda neta y tiene una envidiable posición de tesorería de 5.750 millones, sino que además ha seguido generando un resultado bruto operativo (ebitda) positivo incluso durante un trimestre tan difícil. Y desde el punto de vista operativo, porque la compañía, que ha ido haciendo sus deberes en materia digital, tiene un modelo de negocio flexible y eficiente que le ha permitido mantener un margen bruto del 58,4%, minimizar inventarios y crecer con fuerza en la venta por internet (un 50% trimestral y un 95% en abril)en un periodo tan excepcional.

La empresa fundada por Amancio Ortega es líder mundial en su sector y no reniega de ese carácter. Como líder, se había adelantado a unas tendencias que ahora se aceleran y muestra al sector el camino a seguir para el futuro. El presidente de Inditex, Pablo Isla, dio ayer un mensaje de optimismo al señalar que los hábitos de consumo se acercan a los previos a la crisis en países como China, Japón y Corea del Sur, más avanzados en superar la epidemia. Pero la compañía es consciente de que la crisis del coronavirus acelera la tendencia a la digitalización previa. Inditex anunció un plan drástico de optimización de su red de tiendas (con hasta 1.200 cierres en dos años) y una ambiciosa apuesta digital con una plataforma propia escalable, ágil, flexible y a su medida que es un paso más en la integración del canal físico con el online con la filosofía final de que el cliente, si lo desea, se lleve la tienda a casa.