GVS ofrece protección contra un mundo aún más oscuro

El fabricante italiano de máscaras de protección contra riesgo biológico coloca en Bolsa un 40% de su accionariado valorando el total de la compañía en 1.400 millones de euros

Un investigador sostiene un prototipo de mascarilla fabricada usando tecnología de impresión 3-D en el Insituto checo de Informática, Robótica y Cibernética de la Universidad Técnica de Praga, República Checa, 17 de marzo.
Un investigador sostiene un prototipo de mascarilla fabricada usando tecnología de impresión 3-D en el Insituto checo de Informática, Robótica y Cibernética de la Universidad Técnica de Praga, República Checa, 17 de marzo. Reuters

GVS no deja escapar las oportunidades que aparecen en medio de la crisis. El fabricante italiano de filtros y máscaras de protección contra riesgo biológico empleadas para evitar el Covid-19 venderá un 40% de la compañía en su próximo debut en la Bolsa de Milán. Salir a Bolsa cuando la emergencia sanitaria está disparando las ventas de equipos protectores tiene mucho sentido para la familia Scagliarini, los propietarios del grupo y, además, proporciona a los inversores un asequible refugio en caso de que se produzca una segunda oleada del virus.   

GVS ha estado fabricando en Bolonia filtros y material de protección sanitario desde finales de 1970. Ahora los propietarios están ofreciendo acciones en una horquilla de precios comprendida entre los 7 y los 8,3 euros por cada una, valorando el total de la compañía en hasta 1.400 millones de euros en la que será la segunda mayor salida a Bolsa en Europa en lo que va de año, solo por detrás del grupo cafetero JDE Peet's. La mayor parte de la colocación procede de reducir la participación que la familia tiene en la empresa.

El precio ofrecido tiene en cuenta el impulso que ha supuesto la pandemia. La empresa prevé aumentar sus ingresos un 41% hasta los 320 millones de euros este año y disparar su margen de EBITDA ajustado hasta el 31,5%, logrando un EBITDA de algo menos de 100 millones de euros. Esto valora a la compañía, que tiene unos niveles de deuda mínimos y consigue la mayor parte de sus ventas fuera de Italia, en cerca de 15 veces el nivel más alto de la horquilla de salida a Bolsa, después de tener en cuenta un aumento de capital que ya ha anunciado la empresa.

Si el virus desaparece rápidamente y las cosas vuelven a la normalidad, GVS no será capaz de mantener su crecimiento estelar de 2020 el año que viene. Después de una probable estabilización en 2021, el crecimiento anual de los ingresos se parecerá más a su media del 11% que viene acumulando. Con todo los múltiplos que ofrece no están demasiado alejados frente a los del fabricante de mascarillas 3M, que cotiza con un múltiplo de 14. La empresa italiana Carel Industries, que proporciona soluciones de acondicionamiento y refrigeración, cotiza con uno del 25. 

A medida que las economías tratan de recuperarse del confinamiento, parece improbable que la demanda de máscaras protectoras o filtros usados en hospitales vaya a desplomarse demasiado. Y si una segunda oleada se hace realidad, GVS podría ser una de las pocas compañías que ofrezcan un refugio en medio de la tormenta. A veces las ventas oportunistas y las compras sensatas pueden ir de la mano. 

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Fernando Belinchón Bernabé, es responsabilidad de CincoDías