El Gobierno prevé destinar 300 millones a la compra de coches de bajas emisiones

Montero asegura que el plan se aprobará en las "próximas semanas"

Coche eléctrico cargando.
Coche eléctrico cargando. EFE

El Gobierno prevé aprobar en las "próximas semanas" un plan de impulso a la demanda de automóviles con una dotación de alrededor de 300 millones de euros y en el que las ayudas serán accesibles a todas las tecnologías disponibles en el mercado, según publica La Tribuna de Automoción y confirmaron a CincoDías fuentes del sector.

En un principio estaba previsto que dicho paquete recibiera luz verde este martes en Consejo de Ministros, pero finalmente se ha pospuesto debido a la cantidad de temas en el orden del día: decreto ley para regular la nueva normalidad, ley de protección a la infancia y la adolescencia y la ley que regula el comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero.

Según ha informado la ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, en rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el plan se aprobará en las "próxima semanas" y en él están trabajando los ministerios de Industria, Comercio y Turismo, para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y el de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Montero ha detallado que se está elaborando desde la perspectiva de la nueva movilidad y que se centrará en incentivos a la compra de modelos de "bajas emisiones", "que son los que realmente tienen futuro".

El Ejecutivo también pospuso el martes pasado la aprobación de la segunda edición del Moves, de impulso a la movilidad eléctrica y alternativa, con 65 millones de euros y ayudas de hasta 5.500 euros a la compra de coches eléctricos, para previsiblemente incluirlo dentro de este plan general.

Las ayudas también acogerán a vehículos comerciales, industriales y autobuses, y los coches nuevos que se podrían beneficiar de los incentivos son los que están catalogados con las etiquetas A o B de eficiencia del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), fijando asimismo un límite también de emisiones de CO2, que podría situarse en torno a los 120 gramos, según avanza La Tribuna de Automoción.

Los 300 millones de euros del Estado serán un crédito extraordinario, mientras que el plan también contará con otros 300 millones que aportará el sector, como ya ocurría en los antiguos Pive y Renove.

El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, anunció tres días después de conocerse el cierre de Nissan en Barcelona que el Gobierno apoyaría al automóvil con un plan para “acelerar la transición de la industria hacia la fabricación y venta de vehículos más limpios y sostenibles”.

Sin entrar en detalle, Sánchez señaló que los principales ejes del plan serían: la renovación del parque mediante la venta de coches menos contaminantes, el impulso a la I+D+i, un cambio de la fiscalidad, el fortalecimiento de la liquidez de las empresas y medidas de ámbito laboral.

Las patronales Anfac (fabricantes), Faconauto (concesionarios), Ganvam (distribución) y Sernauto (proveedores) presentaron a finales de abril un primer borrador a la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. En él pedían entre 250 y 300 millones de euros (a los pocos días elevaron sus pretensiones a 400 millones) y que se cambie el actual impuesto de matriculación por uno nuevo que grave el parque según sus emisiones de CO2.

Otro de los aspectos que más preocupa al automóvil es la falta de liquidez. Así, desde el sector han trasladado al Ejecutivo la necesidad de que se produzca el aplazamiento de liquidación de impuestos y cotizaciones. También de que se aprueben líneas de crédito blando para empresas y autónomos como las que ya ha habilitado el Instituto de Crédito Oficial (ICO) para el sector turístico. Muchas compañías han recurrido ya a líneas de créditos sindicadas con bancos privados para asegurarse un colchón financiero.

Por otro lado, con el objetivo de impulsar la Industria 4.0, el motor demanda mayor flexibilidad para acceder a ayudas dentro del Plan de Competitividad del Sector Automoción del ministerio de Industria, con créditos al 0% de interés, que se admita la inversión pura –no solo de gastos y amortizaciones- y que no se exijan garantías.

Asimismo, clama una mejora del marco de deducciones fiscales en I+D+i en Innovación, como son ampliar el concepto subvencionable para la innovación en procesos; equiparar la deducción por gasto en innovación a la de investigación y desarrollo; y un incremento del límite de tres millones de euros para acceder a la monetización de las inversiones realizada.

En marzo del año pasado, Maroto, presentó el Plan Estratégico de Apoyo Integral al Sector de Automoción, con 2.634 millones de euros entre 2019 y 2025 y basado en ejes como la constitución de una Mesa de Movilidad Sostenible, la revisión de la fiscalidad o el impulso de las inversiones.

 

Normas
Entra en El País para participar