La crisis del Covid-19 impulsa las subastas extrajudiciales

El Gobierno fija este método para desatascar los juzgados; los procuradores detectan un alza exponencial de demandas en su plataforma online de subastas

La crisis del Covid-19 impulsa las subastas extrajudiciales

 La crisis generada por el Covid-19 está transformando también los métodos de los procedimientos concursales en las empresas. El Gobierno, en un intento de frenar la paralización de la Administración de Justicia, y ante la suspensión de las subastas judiciales ordinarias, vía BOE, ha incluido en sus últimas disposiciones legales la obligación de celebrar subastas extrajudiciales durante un año en procesos concursales y societarios.

“En los concursos de acreedores que se declaren dentro del año siguiente a la declaración del estado de alarma y en los que se encuentren en tramitación a dicha fecha, la subasta de bienes y derechos de la masa activa deberá ser extrajudicial, incluso aunque el plan de liquidación estableciera otra cosa”, reza el artículo 15 del Real Decreto 16/2020 del pasado 28 de abril, sobre medidas procesales en la Administración de Justicia. Se exceptúa de esa obligación la venta del conjunto de una empresa, que podrá realizarse también por cualquier otro modo autorizado por el juez, incluido también la subasta extrajudicial.

El objetivo, reconoce el Ministerio de Justicia, es simplificar determinados actos “para evitar el previsible aumento de litigiosidad en relación con la tramitación de concursos de acreedores en los juzgados de lo mercantil y de primera instancia”.

Está en juego, admiten las mismas fuentes, la continuidad de las empresas inmersas en concursos de acreedores y la protección de los derechos de sus empleados. Justicia calcula que el número de concursos de acreedores aumente un 246% en los próximos meses y llegue a los 50.000 en 2021, siete veces más que en 2019.

Procuradores

La obligación de acudir a subastas extrajudiciales está aumentando el interés en entidades autorizadas y colaboradoras con la Administración de Justicia, como la plataforma online dedicada a subastas del Consejo General de Procuradores de España (CGPE).

“Esta modificación del real decreto de abril entronca con la actividad de los colegios de procuradores y del Consejo. Estamos recibiendo en las últimas semanas muchas asignaciones por parte de administradores concursales de toda España. Confían en los procuradores para que efectuemos la liquidación de sus procedimientos pendientes, aun cuando no ha finalizado el estado de alarma”, indica a CincoDías, Mayte Rodríguez, directora del departamento jurídico de Subastasprocuradores.com.

Todo tipo de inmuebles, a un clic

Portal ágil. El tipo de bienes en Subastasprocuradores.com es heterogéneo, destacando el inmueble urbano y residencial (pisos, garajes, trasteros). También suelo, naves industriales, vehículos, o incluso puntos de amarre (ahora se están subastando varios en el puerto deportivo de Valencia).

En febrero, la plataforma subastó 142 inmuebles de una ejecución hipotecaria en Seseña (Toledo), procedentes de empresas en quiebra ligadas al constructor Francisco Hernando, conocido como Paco, el Pocero.

La crisis desatada por el Covid-19 disparará el número de inmuebles a subastar, estiman en fuentes del portal. El potencial cliente interesado en estas subastas va desde particulares a todo tipo de empresas. Así, sus servicios (la venta o subasta de un bien) “están siendo contratados por administradores concursales, abogados, entidades financieras e individuos particulares”, indican las mismas fuentes.

El pistoletazo de salida se acaba de dar, el 4 de junio, con la reanudación de los plazos procesales, suspendidos con la crisis sanitaria. Y agosto está habilitado para la realización de procedimientos concursales. Cualquier deudor que esté en insolvencia cuando concluya el estado de alarma tiene hasta el 31 de diciembre para presentar el concurso (moratoria concursal fijada en el citado real decreto).

“Muchas subastas, sobre todo del inmobiliario, se han quedado en el limbo con la crisis sanitaria; todo lo que estaba en el BOE se ha tenido que anular; ahora han visto en la subasta extrajudicial la oportunidad de hacer esa limpieza de procedimientos que se habían quedado colgados. EL CGPE está poniendo todos sus recursos humanos y tecnológicos a disposición del Ministerio de Justicia y el Consejo General del Poder Judicial, entre ellos, la plataforma de subastas”, recalca.

La web especializada del CGPE arrancó hace cinco años con la intención de “democratizar el mundo de las subastas y fomentar la competencia”, apoyándose en la posibilidad que da la Ley de Enjuiciamiento Civil (art. 641) a los procuradores como servicio de apoyo a la justicia. Cerró 2019 con más de 1.400 inmuebles subastados en 28 provincias, con una tasa de adjudicación del 97%.

“Solo con el interés que hemos recibido en las últimas semanas estamos en disposición de duplicar esta cifra en próximos meses” y ampliar el ámbito a todo el territorio nacional, añade Rodríguez.

Normas
Entra en El País para participar