Tecnología

Lenovo España eleva un 13% sus ingresos y triplica los beneficios en 2019

Hacienda le abrió el pasado junio una inspección fiscal sobre el impuesto de sociedades correspondiente a los ejercicios finalizados el 31 de julio de 2015, 2016 y 2017

 Alberto Ruano, director general de Lenovo España.
Alberto Ruano, director general de Lenovo España.

La filial española de Lenovo obtuvo unos ingresos de 480,3 millones de euros en el ejercicio 2019, un 13,1% más que el año anterior. De esa cifra, solo el 0,8% (3,7 millones) correspondió a prestación de servicios; el resto, 476,5 millones, fue por venta de equipos, según consta en las cuentas presentadas por la compañía en el Registro Mercantil. Lenovo Spain, que cerró el ejercicio en marzo del pasado año, redujo en dos millones sus ingresos por servicios, pero elevó en 57 millones, un 13,1% más, los que provenían de la venta de ordenadores. De la cifra de negocio, el 82,84% correspondió a España, y el 17,16% al resto de la UE.

Esa evolución positiva se trasladó al margen bruto de la compañía que creció un 163,9%, ya que el efecto de la variación del coste de las ventas es inferior a la de la cifra de negocio. El coste de adquisición de los productos vendidos fue de 440,9 millones en el ejercicio, un 7,7% más. El resultado de explotación (ebit) fue positivo y creció un 510,88% entre 2019 y 2018, pasando de 4 millones en negativo a 18 millones. El ebitda pasó igualmente de negativo a positivo, produciéndose un aumento del 554,35%.

La filial española del gigante chino, líder mundial en venta de ordenadores, triplicó su beneficio neto hasta los 2,6 millones de euros. Este resultado positivo después de impuestos procede fundamentalmente del resultado de explotación, ya que el resultado financiero de la compañía alcanzó la cifra negativa de 14,2 millones, disminuyendo un 301,13% entre los dos ejercicios, principalmente como consecuencia de la evolución negativa de las diferencias de tipo de cambio que pasan de ser positivas en 2018 a negativas en 2019, disminuyendo un 177,27%.

Los gastos de explotación alcanzaron los 13,6 millones, frente a los 9,7 millones del ejercicio anterior, un 40,1% más. Los gastos de personal se redujeron, pasando de casi 10 millones en 2018 a algo más de 7 millones en 2019. El número medio de empleados disminuyó en 41 empleados durante el ejercicio

El fondo de maniobra creció de un ejercicio a otro, pasando de 1 millón en negativo en 2018 a 10 millones en 2019, lo que indicaría que la compañía ha pasado de estar en una situación de desequilibrio financiero a tener un grado óptimo de liquidez, ya que los activos a corto plazo están siendo financiados con recursos a largo plazo. De esta manera podrá hacer frente a sus compromisos de pago a corto plazo.

A 31 de marzo de 2019, la sociedad se encontraba en causa de disolución, debido a que las pérdidas acumuladas dejaron reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social. Esto provocó que la sociedad Lenovo PC HK Limited le concediera a la compañía un préstamo participativo adicional de 10,3 millones. Dicho préstamo vencd el 31 de marzo de 2021, y devengará un interés anual del 10% siempre que la sociedad obtenga un ebitda superior al millón de euros.

Según consta en las cuentas, la compañía recibió el 25 de junio de 2019 una notificación del inicio por parte de las autoridades tributarias de una inspección fiscal sobre el impuesto sobre sociedades correspondiente a los ejercicios finalizados el 31 de julio de 2015, 2016 y 2017, el IVA, las retenciones y los ingresos a cuenta de los resultados del trabajo y de profesionales correspondiente a los periodos que van desde julio de 2015 a diciembre de 2017. Este proceso se encontraba en curso a la fecha de formulación de las cuentas. Lenovo Spain pagó en su último ejercicio 1,4 millones por impuesto de sociedades.

Normas
Entra en El País para participar