Bebidas

Coca-Cola EP lanza un plan para reactivar a sus clientes de hostelería

Facilidades de pago, dotación de equipamientos o promociones son algunas iniciativas

Línea de embotellado de Coca-Cola European Partners
Línea de embotellado de Coca-Cola European Partners

Coca-Cola European Partners, el principal consorcio europeo de embotelladoras de la compañía de bebidas refrescantes, ha perfilado un plan de reactivación de sus clientes de hostelería en España, una vía principal para su negocio y uno de los sectores más castigados por la crisis del coronavirus.

De hecho, la embotelladora redujo sus ventas 1,5% en Iberia en el primer trimestre por los cierres acometidos a raíz del estado de alarma, mientras que en abril el retroceso llegó al 85% en el canal hostelería en el conjunto de Europa.

El plan de CCEP parte de un contacto individualizado con cerca 230.000 puntos de venta entre bares, restaurantes o tiendas de barrio castigadas por la crisis, como explica a CincoDías su director de ventas para España, Aitor Arteaga. “Hay que volver a hacer muy atractivo el consumo en bares. Es una de las prioridades y nosotros estamos trabajando para ayudar en esa dinamización de la actividad”, explica el ejecutivo.

Después de mes y medio de confinamiento, los cerca de 1.500 comerciales de CCEP volvieron a la calle a principios de mayo para conocer de primera mano las necesidades de los clientes. Además, la compañía ha realizado cerca de 100.000 encuestas para incrementar esa información.

“La prioridad ahora es el apoyo en esta fase de reapertura, saber qué necesidades tienen”, dice Arteaga. Estas varían según los clientes. Entre las medidas que está acometiendo la embotelladora está la flexibilización del calendario de pagos, la entrega de medios de frío, equipamiento para las terrazas, sustitución de los productos fuera de fecha que no pudieron consumirse por los cierres, promociones en el acceso a nueva mercancía o facilitarles el acceso a soportes digitales en los que ubicar las cartas. “Estamos en un momento de hacer todo lo posible para que el cliente recupere la facturación, siempre siendo respetuosos con las restricciones para que el virus no vuelva a darnos malas noticias”, dice Arteaga.

Esa reapertura está siendo muy progresiva. Según los datos que maneja CCEP en base a las encuestas realizadas, en torno al 23% de sus clientes han reabierto, y en las próximas semanas espera que lo hagan el 90%. “El poder empezar a reabrir ha sido un salto cualitativo, pero sabíamos que con las restricciones la expectativa no podía ser muy ambiciosa. En algunos casos incluso podía no resultar rentable”, explica. Ahora llega una fase clave para el negocio, el verano, en el que se prevé una caída significativa del turismo. Al respecto, Arteaga prefiere ser optimista. “Se está empezando a hablar de acuerdos, los turoperadores vuelven a activarse, y el turismo interior se fortalecerá. Pero en absoluto será un verano normal”.

Tampoco han sido meses normales para la otra pata del negocio, la distribución en supermercados o tiendas de alimentación. “Hubo momentos de gran acaparación. Hemos tenido unas ventas a doble dígito en algún momento”, reconoce Arteaga, que ve la situación más normalizada. “Cuando se vio que no había problemas de abastecimiento paró esa compra impulsiva”, explica el ejecutivo, que subraya que CCEP pudo mantener el suministro en todo momento.

Normas
Entra en El País para participar