Restauración

La restauración perdió 4.333 millones de ingresos en mes y medio de confinamiento

Según la consultora NPD Group se perdió el 90% del negocio entre el 15 de marzo y el 30 de abril

Varias personas disfrutan en la terraza de un bar durante el segundo día de la reapertura al público de las terrazas al aire libre de los establecimientos de hostelería y restauración.
Varias personas disfrutan en la terraza de un bar durante el segundo día de la reapertura al público de las terrazas al aire libre de los establecimientos de hostelería y restauración. Europa Press

El confinamiento decretado en España el 14 de marzo por la pandemia del coronavirus ha tenido impacto en la mayor parte de ámbitos económicos y empresariales, pero si ha habido uno especialmente castigado ha sido el de la restauración, obligado a cerrar prácticamente durante dos meses.

Ese impacto tiene ahora cifras: 4.333 millones de ventas perdidas durante la fase de confinamiento severo, entre el 15 de marzo y el 30 de abril, según un estudio de la consultora NPD Group. Esa cifra representa apenas el 9,6% del negocio que el sector tuvo en las mismas fechas que el año pasado, o lo que es lo mismo, la restauración perdió el 90% de los ingresos durante ese mes y medio de cierre.

La única vía de negocio que se permitió al sector fue el del reparto a domicilio, cuyo aumento durante esas fechas estuvo lejos de compensar el cierre del consumo presencial. Según los datos del mismo estudio, ese servicio creció un 5% respecto al mismo periodo de 2019. conservando solo un 9,6% de su negocio.  El servicio de envío a domicilio creció un 5% respecto al periodo equivalente de 2019, lo que traducido en ventas supone apenas 10 millones de euros más.

La mitad de los 4.333 millones de ingresos perdidos se concentró en la restauración de servicio completo, mientras que otro 30% correspondió a bares y cafeterías. En total unos 3.850 millones de euros perdidos en la restauración consumida en sala. El resto se reparte entre los negocios de restauración ubicados en hoteles, comedores de empresas, máquinas de vending, retail discotecas o medios de transporte.

"Esta crisis va a marcar un antes y un después, también para la industria de la restauración. Nos conducirá a un sector diferente, previsiblemente con menos puntos de venta, más profesionalizados y con mayor peso de la restauración organizada", ha valorado Vicente Montesinos, director ejecutivo de The NPD Group en España. “El nuevo ocio remoto basado en fórmulas conectadas (online), el redescubrimiento de la cocina y la vida en casa, los nuevos canales de provisión de alimentos al hogar como las comidas preparadas y el envío a domicilio y, sobre todo, el trabajo remoto y la distancia social obligadas durante estas semanas, también influirán en el comportamiento del consumidor en la llamada nueva normalidad", ha añadido.

Según una encuesta realizada por la misma consultora, el 59% de los consumidores españoles aseguran que volverán a los bares, restaurantes o cafeterías en el primer mes de reapertura de estos establecimientos, aunque el 57% de los entrevistados creen que los establecimientos del sector serán lugares de riesgo para contagiarse de Covid-19 y el 63% solo seleccionarán los negocios en los que confíen.

Normas
Entra en El País para participar