Calificación crediticia

DBRS mantiene el rating de España pero rebaja la perspectiva a ‘estable’

La firma da cuenta de la interrumpción de la consolidación fiscal y el crecimiento económico por el brote de coronavirus

DBRS mantiene el rating de España pero rebaja la perspectiva a ‘estable’

DBRS ha decidido rebajar la perspectiva de la nota de España -que mantiene en A- de positiva a estable debido a que la tendencia de consolidación fiscal y crecimiento económico se ha visto interrumpida en el corto plazo por el brote de coronavirus. A pesar de que el país comenzó 2020 con buen pie, se espera que su crecimiento caiga bruscamente en 2020 y no se comience a recuperar hasta 2021, explica la agencia de calificación credicitia, que subraya que España será uno de los Estados europeos más afectados por la pandemia este año. Los criterios de gestión y política fiscal así como los de deuda y liquidez han sido los que han llevado a la agencia de calificación crediticia a modificar la tendencia de la nota del país.

El confinamiento decretado por el Gobierno debido al brote de Covid-19 ha sido uno de los "más largos y estrictos de Europa", lo que ha supuesto un efecto muy negativo sobre su actividad económica en la primera mitad del año. Asimismo, la agencia da cuenta de la dependencia que tiene el país de los sectores más afectados por la pandemia, como el turismo, el transporte o el comercio, lo que supondrá que el impacto sobre su economia sea aún mayor. "Cualquier otro efecto en el medio plazo dependerá de la efectividad de la respuesta política para evitar que esta crisis temporal se alargue", subraya.

Por otra parte, DBRS subraya que los esfuerzos del Ejecutivo para mitigar el impacto de la crisis unidos a la caída de los ingresos producirán un deterioro de los ratios fiscales y de deuda en 2020. A pesar del elevado ratio de deuda pública, la firma considera que la sostenibilidad de la deuda sigue siendo fuerte pues el coste de financiarla se mantiene bajo gracias a las medidas implantadas por el Banco Central Europeo en la zona euro. En cualquier caso, dada la incertidumbre sobre cuánto durarán estas medidas de apoyo externas, es de vital importancia "implementar un plan a medio plazo que reequilibre la situación una vez que la emergencia sanitaria disminuya y se reanude el crecimiento".

No obstante, DBRS también ha valorado positivamente la diversificación de la economía española, la competitividad de sus exportaciones y su pertenencia a la zona euro: cuestiones por las que la deuda mantiene su nota en A. La firma confía en que todo esto ayude al país a recuperarse. En el lado negativo, el elevado nivel de deuda pública y su alta dependencia de financiación extranjera son la raiz de su debilidad crediticia, mientras que las altas tasas de desempleo estructural y su temporalidad subrayan las deficiencias del mercado laboral.

DBRS afirma que podría mejorar el rating de España si se pone en marcha un plan a medio plazo que reequilibre las finanzas públicas y disminuya la deuda, se vea una recuperación que disminuya el temor a una crisis prolongada en el tiempo y se introduzcan reformas económicas que impulsen el crecimiento económico, en parte mediante una mejora del mercado laboral.

La nota podría rebajarse si la crisis derivada del coronavirus se alarga más de lo esperado, se produce una desviación de la política fiscal que deteriore las finanzas públicas, aumentan los costes de financiación o resurge la amenaza a la unidad territorial del país debido al conflicto con Cataluña.

Normas
Entra en El País para participar