Atrae a importantes fondos

La española Belvo capta 9 millones para impulsar su plataforma de APIs financieras

Founders Fund, el reconocido fondo de Silicon Valley, y Kaszek Ventures lideran la inversión. La 'startup' opera en México y Colombia, y planea entrar este año en Brasil

Pablo Viguera y Oriol Tintoré, cofundadores de Belvo.
Pablo Viguera y Oriol Tintoré, cofundadores de Belvo.

La startup española Belvo ha cerrado una ronda de financiación de 10 millones de dólares (algo más de nueve millones de euros) para continuar con el crecimiento de su plataforma de APIs financieras. La operación ha sido liderada por uno de los fondos más reconocidos de Silicon Valley, Founders Fund, que con más de 6.000 millones de dólares en capital bajo gestión, ha sido uno de los primeros inversores de compañías como Facebook, SpaceX, Airbnb o Lyft, y por Kaszek Ventures, el principal fondo de venture capital de Latinoamérica y uno de los primeros inversores en compañías como Nubank (el Revolut latinoamericano).

Belvo, que se fundó en mayo de 2019, ha creado una plataforma de APIs financieras para empresas y desarrolladores en Latinoamérica que puede ser utilizada para acceder e interpretar información de usuarios finales con el fin de construir productos financieros “más eficientes e inclusivos” en esa región. La compañía, fundada por Pablo Viguera y Oriol Tintoré, opera actualmente en México y Colombia y ya cuenta con varias docenas de clientes. Los desarrolladores de algunas de las principales fintech de esa geografía (neobancos y apps de crédito y finanzas personales) utiizan sus APIs para conectar cuentas bancarias a sus aplicaciones y aprovechar el poder de la banca abierta.

El objetivo de la compañía es acabar el año con unos 40 clientes de México, Colombia y Brasil, país donde quieren entrar antes de final de año, según cuenta Viguera, quien durante un tiempo estuvo al frente de Revolut en España.

El emprendedor destaca que Belvo tiene su foco puesto exclusivamente  en Latinoamérica, un mercado enorme (650 millones de habitantes), muy fragmentado y con una tasa de bancarización menor al 50% de media, muy inferior a la de Europa, que es del 95%. "Queremos convertirnos en la plataforma de open banking líder de esta región, donde a diferencia de lo que ha pasado en Europa o EE UU donde las fintech básicamente roban cuota a los bancos, aquí lo que hacen es ampliar el tamaño del pastel. Y, con esa tesis en mente, lo que queremos es contribuir a crear nuevos y mejores servicios financieros, pero también a que haya una mayor inclusión financiera".

La compañía invertirá los fondos captados en tecnología y producto para aumentar la cobertura de su plataforma y en lanzar nuevos verticales y herramientas para desarrolladores. “A día de hoy, nuestra plataforma lo que permite es extraer datos, pero ya estamos trabajando para que permita también contextualizar esos datos y poder responder a preguntas relativas a si una persona tiene o no buen crédito, cuáles son sus activos y pasivos o cuál es su nómina o ingresos por renta de capital”, continúa Viguera.

La inversión se destinará igualmente a triplicar el equipo de aquí a un año (ahora son 25 entre sus sedes de Barcelona, donde tienen todo el desarrollo tecnológico y de producto, y Ciudad de México, desde donde llevan toda la parte comercial, de relación con el cliente y temas de regulación), a desarrollo de negocio, ventas, y ampliar los países en los que operan. “Abriremos oficina en Sao Paulo pronto, en cuanto nos lo permita la situación en la que estamos”, señala el emprendedor, refiriéndose a la crisis del Covid.

Belvo suma ya cientos de desarrolladores dados de alta en su plataforma y en solo tres meses desde su lanzamiento en enero ha procesado cientos de miles de llamadas a través de su API. La startup fue parte de YCombinator (una de las aceleradoras más deseadas de todo el mundo) durante el primer trimestre de 2020 y ya había obtenido otros tres millones de dólares en dos rondas previas. Entre los inversores que participaron entonces están Maya Capital, Venture Friends, Latinia, David Vélez (el CEO hy fundador de Nubank), Unpopular VC y Startegy. Algunos de ellos han vuelto a invertir en esta última ronda.

El cofundador de Kaszek Ventures, Nicolás Szekasy, destaca la visión que ha tenido la startup española de “democratizar el acceso a la información financiera”, y asegura que la joven empresa “ha resuelto retos técnicos muy complejos y ha creado un producto que encaja perfectamente con un mercado con una profunda necesidad de servicios financieros más eficientes”. Por su parte, Matias Van Thienen, de Founders Fund, resalta el papel que puede jugar Belvo para crear una nueva generación de aplicaciones Fintech en Latinoamérica, aprovechando el tirón del llamado open banking.

Viguera cuenta que la entrada de estos dos fondos en la empresa les da la “estructura soñada”. “Kaszek nos puede prestar muchísima ayuda a futuro desde el punto de vista operacional, para escalar país a país en Latinoamérica”, resalta el emprendedor español. “La ventaja que tiene el capital captado en esta última ronda es que nos permite pensar a largo plazo y tomarlo con calma, aunque seguiremos siendo muy ambiciosos y agresivos en cuanto a cómo vamos a acometer los diferentes mercados”, subraya.

El cofundador de Belvo resalta un aspecto que cree diferencial de su compañía frente a otros rivales del mercado: su visión de negocio va más allá de lo que es el open banking. "En Europea se ha visto que este sirve casi exclusivamente para que las fintech se conecten con los bancos, pero en Latinoamérica hay mucha información financiera no bancaria que está muy desperdigada. Así que lo que buscamos realmente es crear una plataforma de APIs de open finances, que permita agregar y aprovechar toda es información desagregada, pero muy útil".

En este contexto, Viguera cuenta cómo algunos de sus clientes están desarrollando productos financieros para riders de empresas de reparto de comida o personas que conducen para Uber, "que muchas veces no tienen cuentas bancarias, pero sí un historial en las apps donde aparece cuanto cobran cada día, cada semana o cada mes, y eso puede ser una fuente bastante interesante a la hora de decidir si una entidad le das un préstamo o no".

Respecto a si el Covid-19 está afectando al negocio de la compañía, Viguera asegura que no. “Todo lo contrario. Hemos acelerado la contratación y el ritmo de desarrollo. Parte de nuestro equipo de ingeniería de producto ya estaba trabajando en remoto desde el inicio, así que estábamos adaptados al nuevo escenario, y a nivel de demanda estamos viendo que hay una aceleración hacia lo digital, más aún en servicios financieros y más aún en mercados emergentes. Hay cada vez más concienciación por el fintech y los nuevos servicios financieros”, dice.

Belvo señala que no planean llevar a cabo otra ronda de financiación en el corto plazo porque tienen “fuelle suficiente" para ejecutar su plan, pero admite que “les gusta tener las puertas abiertas para seguir creciendo".

Normas
Entra en El País para participar