Los inversores sacan 3.323 millones de fondos de bonos a corto plazo para arriesgar más

Los expertos creen que los bancos centrales han evitado el colapso

Los inversores sacan 3.323 millones de fondos de bonos a corto plazo para arriesgar más pulsa en la foto

Los gestores de activos aprovecharon la tregua vivida en los mercados financieros durante el mes de abril para aumentar el riesgo en las carteras de sus clientes. El movimiento más significativo es la salida en tromba de dinero de los fondos de deuda pública europea a corto plazo, una de las categorías consideradas más seguras.

En los cuatro primeros meses del año, los inversores han retirado 3.323 millones de euros en fondos que invierten en deuda soberana a corto plazo de la zona euro, siendo la familia de fondos que más reembolsos netos registró, de acuerdo con los últimos datos de Inverco, la asociación de las gestoras de fondos.

En el extremo opuesto aparecen los fondos de renta fija mixta internacional, que han atraído 1.247 millones de euros entre enero y abril. Este tipo de vehículos invierte en bonos de todas las geografías, incluidos países emergentes. También incluye a los fondos especializados en deuda corporativa.

La mayor gestora de fondos del país, CaixaBank Asset Management (con más de 50.000 millones de euros de activos bajo gestión) es responsable en buena medida de estos trasvases. La firma ha potenciado los contratos de gestión discrecional de carteras, con lo que los clientes delegan en los gestores el apostar por unos fondos u otros.

Un año de fuertes caídas en rentabilidad

  • Bolsa española. Ha sido una de las categorías más castigadas. Hasta abril acumulaba unas pérdidas anuales del -27%, y todavía hay algunos fondos que pierden en el año casi un 50% de su valor. Lo peor es que acumulan una racha negativa muy larga. En los últimos cinco ejercicios, la rentabilidad anual media ha sido del -6,1%. Y en los últimos 20 años del 0,28%.
  • Bonos a corto plazo. La categoría de renta fija europea a corto plazo, que ha registrado las mayores salidas de dinero este año, ha registrado unas pérdidas hasta abril del -1,5%, a pesar de ser considerada como una de las modalidades de fondos más seguras. En la renta fija europea a largo plazo, las caídas han sido del 1,83%.
  • Retorno absoluto. Este tipo de fondos prometía conseguir un rendimiento positivo en cualquier entorno de mercado, preservar el capital, y descorrelacionarse de otros activos financieros. Sin embargo, durante los cuatro primeros meses de 2020 registraron unas pérdidas del -5,51%.

“El aval de las autoridades monetarias sobre los mercados de crédito no tiene precedente histórico, e invitaba en abril a tomar más riesgo en las carteras Master”, explican desde CaixaBank AM.

Desde la firma, se ha priorizado una mayor exposición a renta fija privada, a bonos con duraciones más largas, junto con crédito estadounidense y bonos de países emergentes.

A cambio, los gestores de CaixaBank sacaron dinero de los fondos Master Renta Fija Deuda Pública 1-3 y Master Renta Fija Corto Plazo.

En el conjunto del sector, también acumulan entradas positivas (687 millones de euros) los fondos de renta fija europea a largo plazo. Un activo que, per se, conlleva un mayor riesgo que la renta fija a corto plazo.

Además de la mencionada categoría de renta fija mixta internacional, también han tenido un buen comportamiento en cuanto a suscripciones los fondos de renta fija internacional y de renta variable mixta internacional.

“Durante el mes de abril hemos visto una querencia en la mayoría de las carteras a asumir más riesgos, después de las severas correcciones de marzo”, explica un veterano gestor de activos.

La decidida actuación de los grandes bancos centrales, movilizando billones de euros, dólares o yenes para garantizar la estabilidad financiera y evitar que se disparen los costes financieros de países y empresas ha hecho que la mayoría de asesores haya recomendado asumir mayores niveles de riesgo en cartera.

“Parece que los gobiernos y los bancos centrales han logrado conjurar la amenaza de una crisis financiera con quiebras masivas de empresas y aumento de la morosidad”, explica Gonzalo Sánchez, gestor de fondos en Gesconsult, quien confirma que también aumentó el riesgo en cartera desde finales de marzo.

Entre los fondos puros de Bolsa, tan solo han registrado salidas netas en 2020 los de Bolsa española (que acumula un descalabro de más del 25%). En cambio, los fondos de Bolsa europea, de Estados Unidos, de países emergentes y de otras geografías han acumulado suscripciones netas por más de 1.584 millones de euros.

También ha salido mucho dinero de los fondos de retorno absoluto (-957 millones de euros), una categoría que prometía evitar las bruscas caídas bursátiles, pero que no ha logrado su cometido.

Normas
Entra en El País para participar